Pornografía y sus consecuencias más graves. DESTACADA

Pornografía y sus consecuencias más graves.

Las 10 consecuencias más graves de la pornografía.

Cuando hacemos una comida, nos encanta saborear el sabor del alimento, también nos encanta escuchar un elogio de un amigo cercano pero también nos gusta percibir algo que nos estimule de manera sexual. Nuestro cerebro produce o genera una sustancia química, la cual se llama dopamina, es la que nos hace sentir placer.

Con la liberación del dicho neurotransmisor, nuestro cerebro puede recibir mensajes para que sintamos el deseo de repetir el comportamiento y así poder liberar la dopamina nuevamente.

El comer, socializar y reproducirse son comportamientos que incrementan las posibilidades que tenemos de sobrevivir como especie. Es una especie de recompensa, que genera nuestro cerebro y nos incita a realizar dichas actividades o a tener algunos comportamientos específicos..

¿Cómo se torna en una adicción?

Pornografía y sus consecuencias más graves. COMO SE TORNA UNA ADICCION

En casi todos los casos, la pornografía es una forma de entretenerse, pero en diversos casos se transforma en un hábito que produce una dependencia.

El ver pornografía excesivamente genera una descarga de dopamina y, por ende, se sobre estimula el cerebro. Esta excesiva liberación de dopamina produce un mensaje para que podamos repetir la actividad constantemente. Por lo tanto, de esta manera se produce aquella necesidad de sentir esa estimulación, por la cual, se torna en una adicción.

Es muy importante indicar que este proceso también origina la adicción al alcohol y a las drogas, pero esta adicción se denomina ‘’adicción sin sustancias’’.

Un consumo constante de pornografía altera la manera de funcionar de nuestro cerebro, al igual que su estructura, se activa más de lo normal algunas zonas, como por ejemplo la amígdala, incluso, también puede modificar el tamaño de distintas regiones del cerebro.

Como lo es normal en todas las adicciones, la sobreestimulación ocasiona un consumo constante, este ‘’acto sexual natural’’ con el tiempo dejará de ser placentero.

Hoy en día, existen muchos desencadenantes que nos pueden inducir a la pornografía, como la ansiedad. Cuando estamos en una situación muy grave, como por ejemplo: cuando terminamos una relación amorosa, perdimos un empleo o falleció un ser querido, nos encontramos en la necesidad de llenar un vacío emocional y a veces no tenemos las herramientas necesarias para controlar la situación.

Por lo tanto, recurrimos a calmarnos de esta manera, con el sistema de recompensa que experimentamos cuando observamos pornografía.

En distintos casos, existen diferentes causas que generan el consumo de pornografía, como el maltrato físico y psicológico, abandono de nuestros padres o ser víctima de abuso sexual.

Pero, de seguro también quieres saber las consecuencias de la pornografía….

Puedes crear lazos emocionales con un mundo ficticio.

Pornografía y sus consecuencias más graves. PUEDES CREAR LAZOS EMOCIONALES CON UN MUNDO FICTICIO

Todos los seres humanos necesitamos el contacto humano y una conexión emocional con otros seres humanos. Cuando observamos pornografía creamos un lazo de intimidad con un mundo artificial, un mundo inexistente y perdemos la capacidad de poder crear lazos emocionales con personas reales.

Tenemos sexo sin cercanía emotiva.

La pornografía consiste la utilización del sexo para los motivos que son errados, porque es un sexo sin ninguna cercanía emocional y sin ningún apetito sexual, solamente es sexo para generar dinero pero no es porque se desee tener sexo.

Esto genera que nos podamos preguntar si tenemos algo mal en nuestras relaciones personales, podemos sentirnos irritados y deprimidos, como una consecuencia grave, experimentamos un vacío emocional y una gran desconexión de las personas que se encuentran a nuestro alrededor.

Estamos insatisfechos.

Observar pornografía en el principio puede ser muy excitante, con el tiempo, esto genera un vacío, generando una baja autoestima y una intensa soledad. Por último, como si fuera poco genera una distancia emocional en nuestras relaciones. Esto suele suceder porque en el mundo del porno nada es real y no podemos satisfacer nuestra necesidad de tener una intimidad emotiva.

Esta necesidad es fundamental, aunque se encuentra insatisfecha, se genera una sed insaciable, es como tener hambre todo el tiempo y seguir comiendo, hasta que se torne en un vicio.

Estamos frustrados.

Pornografía y sus consecuencias más graves. ESTAMOS FRUSTRADOS

En distintas ocasiones, las personas emplean la pornografía para poder obtener un placer y así poder escapar de los sentimientos ocasionados por la baja autoestima, la ansiedad, la frustración y el aburrimiento. Esta actitud antes los sentimientos que mencioné anteriormente, suele crear una puerta para que se ocasione una adicción.

Cuando el placer logra desaparecer, entonces, los sentimientos suelen reaparecer nuevamente con una fuerza increíble, y entonces estamos obligados a repetir dicho ciclo. A lo largo del tiempo, la química en nuestro cerebro se encuentra afectada y se inicia una adicción.

Nos sentimos decepcionados.

En el primer momento, nos sentimos atraídos por la porno ya que existen emociones positivas para ver porno y masturbarnos. Pero con el tiempo, nos sentimos decepcionados y empezamos a experimentar emociones negativas y nos sentimos decepcionados de nosotros mismos como ser humano.

Siempre tendremos hambre.

Ya que es una sustancia sumamente adictiva, en nuestro organismo genera un hambre excesiva como consecuencia. Este apetito, suele incrementar con el tiempo, ya que cada vez consumes más pornografía.

El tiempo que podemos dedicar a este vicio, pone en peligro nuestro rendimiento laboral, las relaciones con nuestros amigos y también el interés que tenemos en nuestros pasatiempos que no son tóxicos.

Nuestro estímulo incrementa.

Con el pasar de tiempo, el video porno que nos gusta, en un comienzo se puede volver común y sumamente corriente, pierde el atractivo. Así, se inicia a incrementar nuestro estímulo observando escenas que antes no nos gustaban y considerábamos que eran extremas o que eran inapropiadas.

Como consecuencia, experimentamos aquella sensación de que incrementa nuestro deseo de hacer algunas cosas que pueden afectar nuestra reputación y nuestras relaciones con las personas.

Te diré la cruda verdad…

Te seré muy sincero, a la larga la pornografía no mejora el ego desequilibrado, no llena ese vacío emocional generado por las heridas ocasionadas por el abandono, abuso sexual o ruptura emocional, no salva una relación o un matrimonio que se encuentra fracasando,  y sé que no es gratificante.

Incluso, en realidad, sucede todo lo contrario, las emociones del pasado se incrementan y paralizan aquella capacidad de satisfacer esas necesidades emocionales que son muy importantes, como consecuencia, la pornografía daña aquella capacidad de pode tener una relación estable y genera en nosotros una incapacidad ante una respuesta sexual o emocional con nuestra novia, esposa o pareja.

¿Eres adicto y no lo sabes?

Pornografía y sus consecuencias más graves. ERES ADICTO Y NO LO SABES

Es sumamente posible que si eres adicto a la pornografía, entonces puedas presentar estos síntomas.

  • Prefieres ver porno que tener sexo.
  • Prefieres ver porno que salir con tus amigos o familiares.
  • Has abandonado tu pasatiempo o actividades que te recrean solamente para ver pornografía.
  • Los videos pornográficos que ves, deben ser más intensos.
  • Ves pornografía en lugares que te pueden generar un problema, como en el trabajo o una computadora en un espacio público.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *