El Efecto Coolidge

El efecto Coolidge, describe un fenómeno relativo a la disposición sexual, bastante habitual en la mayoría de las especies.

Dicho fenómeno puede resumirse de la siguiente forma: un mamífero, luego de saciarse sexualmente, decae en su actividad, por agotamiento.

Sin embargo, si se presenta una nueva hembra, el macho responde de manera inmediata y se aparea, aun cuando esté visiblemente agotado.

Es decir, que ante la presencia de nuevos compañeros, surge un incremento casi automático de la disposición a tener relaciones sexuales.

El Efecto Coolidge

Este término, es utilizado en psicología y biología. El fenómeno inscrito bajo este nombre, sucede en casi la totalidad de las especies de mamíferos.

Cabe acotar, que tal fenómeno incluye a las hembras, aunque en un porcentaje mucho menor que a los machos.

En otras palabras, la introducción de un nuevo compañero o compañera, estimula la libido, debido a la novedad que representa.

Como parte de la esta dinámica, se encuentran factores psicológicos e instintos primarios.

 

¿De dónde proviene este término?

Este término lo acuñó el Frank Beach, etólogo. Su origen data del año 1955.

Se afirma que hizo uso de este nombre gracias a la sugerencia de uno de sus estudiantes.

El origen real del término se encuentra en una vieja anécdota. Ésta refiere que el presidente Calvin Coolidge asistió a una visita con su esposa a cierta granja experimental.

Se cuenta que durante la visita, su esposa observó un gallo que se aparejaba incesantemente.

Ante tal conducta, preguntó si esto era normal y siendo positiva la respuesta, le recomendó a su acompañante, que le hiciera referencia de este hecho al presidente.

Cuando se le hizo dicho comentario, el presidente preguntó si el apareamiento era con la misma gallina. El guía, respondió que no, que cada vez era con una hembra diferente.

Como respuesta, el presidente Coolidge le recomendó a su vez, comentar este hecho a su esposa.

Este hecho, contado a menudo como chiste, fue la causa de que el fenómeno antes narrado se denomine Efecto Coolidge.

 

Efecto coolidge en la especie humana

 

Luego de los experimentos en ratas de laboratorio, se realizaron estudios en los varones de la especie humana.

Como es sabido, los varones experimentan un periodo refractario. Es decir, luego de la eyaculación, requieren un lapso de tiempo variable para la recuperación.

El orgasmo, eleva los niveles de prolactina, esto ocasiona la imposibilidad de mantener relaciones sexuales de forma continua con la misma pareja.

coolidge en la especie humana

Cuando se manifiesta el efecto Coolidge, reduce este período refractario, en algunos casos lo excluye. Por lo tanto, si se presenta una nueva compañera sexual, el varón es capaz de iniciar y concluir satisfactoriamente un nuevo encuentro sexual.

Esto evidencia la razón biológica por la que los machos son más propensos a tener relaciones con varias compañeras.

La disposición de una nueva pareja sexual, predispone nuevamente al varón a la excitación erótica.

 

¿Por qué sucede este fenómeno?

La razón de tal comportamiento, responde a causas biológicas y psicológicas.

Debido a la configuración biológica, las hormonas juegan un papel fundamental en la sexualidad.

Para los efectos de la especie humana, al igual que para muchos mamíferos, la causa se encuentra en la producción de dopamina.

La dopamina es la hormona del placer, influye en la búsqueda de recompensas en todos los sentidos.

Principalmente, esta hormona estimula la búsqueda de gratificación, basada en la anticipación, es decir en el deseo.

Los aspectos en los cuales influye esta hormona incluyen desde la aceptación social hasta el orgasmo.

Se relaciona, por supuesto con las emociones que motivan y a la vez se derivan de cada acto recompensado.

Por ende, la dopamina induce a repetir acciones que producen alguna recompensa o gratificación.

Muchas funciones de origen primitivo, inducen la producción de dopamina, pero las más influyentes en su producción son el hambre y la libido.

La dopamina, es un neurotransmisor que juega un papel muy importante en la conservación de la especie y en la supervivencia.

Efecto Coodlige

No obstante, su acción recae sobre otras áreas de la vida como el amor sentimental, la amistad y muy significativamente la novedad.

Es ahí, donde radica su relación con el efecto Coolidge, pues la rápida respuesta sexual que genera una nueva compañera se debe en gran medida en la reacción hacia la novedad.

La novedad, genera una intensa necesidad de gratificación. Es decir, el deseo de obtener la recompensa (satisfacción sexual u orgasmo) ya vivida con compañeras anteriores, detona la libido.

 

Efecto Coolidge, dopamina y pornografía

 

Las acciones primitivas refuerzan naturalmente a búsqueda de gratificación y en este aspecto se asemejan a los químicos adictivos.

La dopamina, se relaciona también con el aprendizaje. Las actividades que producen satisfacción, estimulan la segregación de dopamina.

De esta forma, se crea un ciclo, en el cual el estímulo aumenta la dopamina, y la dopamina aumenta el deseo de ser estimulado.

Las acciones que liberan dopamina, producen sensación de bienestar, por lo que se produce el deseo de repetirlas.

Dentro de este ciclo de estímulo y satisfacción se desarrollan las adicciones.

Coolidge, dopamina y pornografía

NoFap, basa sus estudios en todas estas relaciones, por lo cual, considera que la adicción al porno, es tan difícil de soltar.

El efecto Coolidge, produce que el consumo de pornografía se convierta en el estímulo desencadenante de placer.

En este caso, la pornografía presenta tanta variedad, que el efecto novedad actúa de manera sistemática sobre la producción de dopamina.

Por medio de la segregación de dopamina, se fortalece el sistema de recompensas a nivel cerebral.

 

¿Cómo se genera la adicción a la pornografía?

La recompensa, incrementa el nivel de dopamina, la que a su vez, genera el aprendizaje ante el estímulo y ocasiona la búsqueda incesante de la gratificación.

Los genes, inducen a la repetición de cualquier acción que produzca placer en el organismo.

Cuando el cerebro libera dopamina ante la observación de pornografía o la masturbación subsecuente, crea un patrón cíclico.

Este patrón de aprendizaje, se vuelve un sistema de deseo- placer.

La pornografía, obsequia al cerebro la posibilidad de reproducirse con diferentes hembras. Cabe acotar, que entro de estos parámetros, el cerebro primitivo no distingue entre la realidad y la pantalla.

Consumir pornografía, produce un efecto de gran impacto y causa que la búsqueda de novedad sea resuelta a través de la visión de nuevas imágenes que desencadenan la sensación de estar ante una nueva pareja.

adicción a la pornografía

De tal forma, se produce un aprendizaje a nivel de cerebro límbico, que induce a buscar novedad, esta novedad estimula la secreción de dopamina, este ciclo repetitivo causa adicción.

En otras palabras, si el individuo observará siempre la misma imagen, con el tiempo la liberación de dopamina se reduciría, causando el periodo refractario natural.

Pero el efecto novedad, elimina este periodo y estimula una nueva producción de dopamina, repitiendo el ciclo descrito anteriormente.

Por consiguiente, la cantidad de dopamina en el cuerpo es alta, resultando en un sistema de gratificación sexual que se ve reforzado mediante la pornografía.

De la gratificación obtenida durante las primeras sesiones, se aprende que esta vía genera satisfacción.

Por lo cual, el cerebro primitivo instará a la búsqueda de imágenes y videos para lograr la complacencia.

 

La pornografía actual y el efecto Coolidge

 

El cerebro límbico, percibe la pornografía como una nueva oportunidad de inseminar, ya que sus funciones se relacionan con la perpetuación de las especies.

Siendo así, empujara a la acción, es decir la masturbación. Con el tiempo, la necesidad de novedad, impulsa a la búsqueda de experiencias más intensas.

El internet, ha abierto nuevas ventanas a la pornografía, esto genera por supuesto un nuevo escenario para la adicción.

Actualmente, la facilidad con la que se puede acceder a este tipo de imágenes, videos y hasta películas, crea un caldo de cultivo para la adicción a la pornografía.

A su vez, la industria pornográfica se ha adaptado a las exigencias y las nuevas dinámicas sociales.

El cambio, de imágenes sugerentes, picantes o las simulaciones, a un primer plano netamente explícito de la penetración, produce que los límites estén cada día más allá.

Además, actividades de BSDM, hardcore y otras variedades, elevan cada vez más el nivel necesario para el sistema de gratificación.

pornografía actual y el efecto Coolidge

Todos estos factores, elevan el nivel de tolerancia de la dopamina, al igual que en la adicción a las drogas, el individuo cada vez requiere de más estimulación y novedad.

Es decir, la pornografía expone actividades cada vez más alejadas de lo natural y de la normalidad del encuentro erótico.

Según diferentes estudios realizados, las drogas y el deseo sexual, comparten la misma activación celular.

Es decir, el sistema de recompensas es el mismo, a diferencia de actividades como beber agua o alimentarse.

Un experimento reciente, determinó que los cambios cerebrales que produce la visualización de pornografía son proporcionales al tiempo de exposición.

Por lo tanto, mientras mayor sea la exposición al sexo explícito, mayor será la adaptación hormonal y glandular.

Es decir, el nivel de tolerancia aumenta a medida que se observa pornografía.

Ante la seria preocupación que producen estas realidades, el programa NoFap, ofrece una serie de herramientas para romper la dependencia antes de que su costo a nivel emocional y psicológico se manifieste en la vida sexual.

 

 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *