EDGING O BORDE NOFAP

El edging o borde, es uno de los escenarios que pueden presentarse durante el reto NoFap.

El proceso de reinicio cerebral, lleva su tiempo y requiere de una gran fuerza de voluntad y decisión.

Hay formas diferentes de encarar el Edging, así como manifestaciones disímiles.

BORDE NOFAP

¿Qué es el  Edging?

 

Es básicamente la práctica de estimular los genitales. Puede realizarse con o sin pornografía.

También se define como la estimulación auto erótica sin llegar al orgasmo.

En otras palabras, se puede decir que es la masturbación sin eyaculación.

Los especialistas afirman que esta práctica reviste un gran peligro para la obtención de la meta final, que es abandonar a pornografía.

Cuando se inicia el reto NoFap, suele suceder que las personas recurren al Edging, pensando que es mejor que masturbarse como lo hacían regularmente.

No obstante, este pensamiento es erróneo, pues el Edging durante el programa NoFap puede causar la recaída.  Por consiguiente, se convierte en un atraso para el resultado deseado.

 

Formas de borde

El Edging NoFap presenta dos variantes:

Una, es la estimulación o autoerotismo, absteniéndose del orgasmo. Este puede ocurrir con observación de contenido pornográfico. También mediante la imaginación o los recuerdos.

La otra variante, es consumir pornografía sin manipulación genital. Es decir, solo contemplar y vivir la excitación pero sin masturbación.

Ambos casos son perjudiciales para el método NoFap. Cada vez que el cerebro es expuesto al contenido, sea en imágenes o simplemente recuerdos, comienza a liberar dopamina.

Edging NoFap

Esto hace que sea mucho más fácil el dejarse llevar y recaer rápidamente en la adicción.

El practicar edging, es capaz de estimular más la producción de dopamina que la masturbación completa.

Diferentes estudios han demostrado que la pornografía es capaz de producir tanta adicción como cualquier droga. Específicamente en los patrones de activación cerebral.

La pornografía, se fundamenta en el deseo natural de sexo y los instintos primarios de la procreación.

La pornografía, hace del deseo natural un rehén, con el cual incita a la búsqueda de más y mejor contenido cada vez.

El edging es pernicioso pues contribuye a deteriorar los receptores de dopamina. De esta forma, el reinicio o restauración del cerebro nos son posibles.

 

Influencia de la dopamina

La dopamina, comienza a liberarse cuando se está en el camino hacia la recompensa.

Lo que motiva al ser humano, a repetir acciones placenteras o gratificantes es la dopamina.

El edging o borde, estimula la dopamina de manera intensa pues la manipulación hace suponer al cerebro que está a punto de obtener la gratificación que se deriva del orgasmo.

En consecuencia, cuando se practica el edging, es decir se estimula sin llegar al clímax, la dopamina liberada permanece en el organismo.

Esto, se debe a que durante la eyaculación, esa dopamina obtiene compensación por los cambios químicos a nivel cerebral.

Influencia de la dopamina

Lo anterior, no sucede si no hay eyaculación. Es decir, este exceso de dopamina no es compensado y causa respuestas no deseadas a nivel de los neurotransmisores.

De acuerdo con esto, el edging es la peor alternativa durante la restauración del cerebro.

Y es, además la principal causa de las recaídas. El cerebro, durante la fase inicial comienza a luchar en contra del cambio, por lo tanto al hacer edging se refuerza la resistencia cerebral a NoFap.

Bajo esta premisa, y tomando en cuenta los efectos negativos, es inevitable preguntarse…

 

¿Cómo evitarlo y permanecer NoFap?

Prevenir el advenimiento de un edging o borde, requiere estar atento a los estímulos a los que se expone el cerebro.

En sus palabras, lo más importante es mantenerse conectado con el presente y la vida.

La adicción a la pornografía y la masturbación crónica, están asociadas a otros desórdenes mentales como la ansiedad social, otras adicciones y las neurosis.

Algunos surgen de la misma adicción, otros ya estaban presentes y solo se exacerban mediante la pornografía.

Es decir, un importante porcentaje de personas adictas a la pornografía, ya padecían alguna alteración psicológica, que ha servido como caldo de cultivo para esta nueva adicción.

Otro porcentaje, ha adquirido afecciones como la ansiedad o la depresión debido a las perturbaciones que ha causado a su dinámica existencial la adicción a la pornografía.

Estar plenamente consciente de cuáles son los detonantes de la ansiedad es un detalle de gran importancia.

Lo mejor, es alejarse de los estímulos que despierten el impulso sexual.

Recomendaciones

A tal fin, elegir actividades diferentes a las rutinarias, también representa una gran ayuda para romper los viejos esquemas cerebrales, asociados a la masturbación.

Por ejemplo, si antes había la costumbre de ver televisión en la habitación, cambiar el entorno permite la creación de nuevos esquemas.

La soledad, por supuesto es un detonante peligroso, puesto que en compañía es más fácil no sucumbir al impulso de ver pornografía o tocarse.

La fortaleza, es un componente necesario para evitar los bordes. Es posible controlar los pensamientos, enfocando la atención en otras actividades, como leer o escribir un diario, por ejemplo.

Progresivamente, al abandonar la adicción, la claridad mental será una gran ayuda para elegir actividades que auxilien en el proceso.

La mente debe estar enfocada en el logro, luego del cual, será más fuerte y resistente a otras adicciones.

El programa NoFap, ofrece una serie de herramientas muy útiles para sostenerse en la abstinencia.

Además, hay infinidad de sitios web en los cuales se puede encontrar el apoyo necesario, a través de consejos, estrategias y foros.

En todo caso, el edging o borde, no es bueno, ni aun luego de superar los 90 días, pues como ya se explicó, es un atajo a la recaída.

Sin embargo, cuando falla la voluntad, y sucede el edging o borde NoFap, solo resta enfocarse en superarlo, pero…

 

¿Cómo superar el edging o borde?

La superación del edging, requiere de un cambio de enfoque.

Luego del evento, es mejor restarle importancia, es decir no enfocarse en el malestar de haber fallado o en el placer sentido.

Esto, solo hará que el cerebro recuerdo satisfacción producida al manipularse e impulse el deseo de hacerlo nuevamente.

En los foros, suelen recomendar la realización de actividades físicas que ayuden a consumir el exceso de endorfinas en el cuerpo.

Es conveniente aclarar que el contacto rutinario con los genitales no es un edging.  La manipulación natural, durante el baño o cualquier necesidad fisiológica no implica un borde ni una recaída.

Los bordes, son aquellos que duran más de un minuto y no son accidentales o rutinarios.

Otra aclaratoria importante, es que el edging no necesariamente es producto de estados mentales alterados. En otras palabras, no se origina por depresión o un trastorno psicológico.

Es simplemente, el cerebro tratando de recuperar su dosis de dopamina.

El borde, puede surgir durante el reinicio, en este caso, es necesario comenzar de nuevo.  Si sucede luego de los 90 días, es necesario estar atento a las secuelas, pues si se convierte en algo diario o frecuente, es preciso retomar la convicción inicial.

Es decir, el edging o borde no es bueno en ningún momento del reinicio, y es peor aún luego de haber salido de la adicción.

Este, se convertirá en la puerta de entrada a la adicción nuevamente.

 

Efectos Negativos del Edging

permanecer NoFap

Esta práctica no presenta beneficios de ningún tipo. Por consiguiente, solo puede aportar efectos negativos a la persona.

La práctica ocasional del ending, puede convertirse en habitual, y de esta forma, se retoman los patrones negativos del ciclo de dopamina.

Entre los efectos secundarios que se derivan del edging, se pueden mencionar los siguientes:

 

  • Dolores de cabeza
  • Ansiedad
  • Sensación de arrepentimiento
  • Sentimientos de culpa
  • Niebla mental
  • Falta de concentración
  • Fallas de memoria
  • Sensación de fracaso

 

Edging y masturbación

Al comparar los efectos a nivel cerebral, se puede afirmar que la masturbación es mejor que el edging.

Si bien es cierto que durante el reinicio ninguna de las dos prácticas en conveniente, es mejor,  en todo caso la masturbación con orgasmo.

Esto se basa, en que la eyaculación permite compensar la dopamina liberada y el edging no.

La masturbación, sin observar pornografía, es una mejor alternativa para liberar la tensión sexual.

Debe evitarse en este momento fantasear o traer a la mente recuerdos de episodios relacionados con contenido pornográfico.

El mejor consejo es evitarlo. Sin embargo, en ocasiones no se puede impedir la estimulación antes de que el impulso aumente, hasta el punto de no retorno.

En esto juega un papel relevante la mente. Es ahí donde debe comenzar la restauración de los hábitos negativos.

Siendo así, caer en el edging, puede producir la sensación de que se ha perdido el esfuerzo, más esto no debe considerase como una verdad inalterable.

Por ende, lo importante, en todo caso es el avance y la determinación.

Edging y masturbación

En este orden de ideas, si se ha logrado un periodo de abstinencia, este será la prueba que es posible superar la adicción a la pornografía, y en consecuencia a la masturbación.

Como incentivo, debe considerarse que mientras más tiempo se mantenga la abstinencia, serán menos frecuentes los impulsos.

Esto conlleva que el esfuerzo inicial, se verá recompensado con la liberación final de la adicción a la pornografía, la cual perjudica todos los aspectos de la vida.

A tal fin, debe enfocar la mente, abandonar ideas de culpa o arrepentimiento y seguir avanzando hacia la meta.

 

 

 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *