CONTROLAR LO QUE SE VE EN REDES SOCIALES

Controlar lo que se ve en Redes Sociales, es cada vez más difícil debido al aumento de las redes y

las facilidades de acceso a ellas.

 

Internet y pornografía

El internet, desde su creación, ha estado asociado de forma tácita o explicita con la pornografía.

Esto se debe a que las diversas plataformas y redes, brindan un campo abierto a cualquier tipo de contenido pornográfico.

Más aún, las redes sociales, han desempeñado un rol muy definitivo en la distribución de imágenes de sexo explícito y pornografía.

Con el paso de los años, alcanzo tal nivel de difusión de videos e imágenes pornográficas, que se hizo imperativo establecer métodos de control.

Actualmente, las redes sociales siguen siendo, los mayores medios de difusión de este género.

La preocupación de padres y diferentes movimientos sociales sobre esta realidad lleva a la necesidad de controlar lo que se ve en redes sociales, mayormente en niños y adolescentes.

Redes Sociales

Pero…

¿Cómo controlan su contenido las redes sociales?

Para responder a esta pregunta, es necesario conocer los aspectos fundamentales con respecto a la normativa jurídica, originada para brindar este control.

El marco legal, este elemento, ha sido vulnerado de formas múltiples por las redes sociales.

Aun cuando existe una normativa legal sobre la pornografía, específicamente la infantil, son cada vez más las plataformas en las cuales se difunde este tipo de contenido.

Por otro lado, el marco contractual, establecido entre la red social y el usuario prohíbe específicamente la difusión de desnudos y pornografía.

En este sentido, unas redes son más estrictas y vigilantes con respecto a la normativa que otras.

De tal forma, que el control por parte de las diferentes redes es difícil, debido al alto volumen de usuarios.

No obstante, también se han convertido en colaboradoras de las autoridades para desmontar servidores de pornografía.

Aunado a esta situación, la mayoría de los usuarios de las redes, acepta el contrato sin percatarse de sus enunciados.

En este sentido, las políticas de privacidad y el uso del contenido compartido pasan desapercibidas para el usuario.

De aquí, surgen diferentes contratiempos, ya que el contenido compartido y los datos personales quedan expuestos en muchas ocasiones.

Pero el aspecto relevante, la pornografía, esta restringida severamente en la mayoría de las redes sociales, sin que por ello, disminuya su difusión.

Es importante conocer que cada una de las redes sociales obedece a criterios similares, pero con leves diferencias.

Controlar lo que se ve en las principales redes sociales:

Facebook, Instagram y Twitter

Facebook, prohíbe de forma tajante, compartir contenido sexual de cualquier tipo.  Agrega además, la prohibición de contenidos en los cuales se involucren menores de edad.

Igualmente, establece límites en lo referente a los desnudos, respetando ciertas situaciones cuando se comparten imágenes o videos personales.

Las esculturas, las madres amamantando y ciertas imágenes con cierto erotismo están permitidas.

Controlar lo que se ve en las principales redes sociales

Instagram, se rige por las mismas políticas de Facebook, pues forma parte de esta red.

Curiosamente, sus restricciones sobre los desnudos y contenidos sexuales han generado descontento en los usuarios.

Esta red, procede a eliminar cualquier contenido inapropiado dentro de los parámetros mencionados.

Adicionalmente suspende las cuentas de quienes infringen sus políticas sobre sexualidad y pornografía.

Actualmente, se desencadena una problemática sobre la eliminación de imágenes que muestren el cuerpo femenino, especialmente pezones o glúteos.

Su cofundador alega que se busca brindar un espacio seguro para niños y adolescentes.

Twitter, aun cuando presenta una política bastante estricta sobre los perfiles y las imágenes compartidas.

Su punto débil se encuentra en el control de los enlaces, ya que por este medio, se hace fácil, redirigir a los seguidores de esta red a sitios pornográficos o imágenes de desnudos.

Sin embargo, al detectar cualquier enlace en el cual se evidencie o promueva la pornografía o explotación sexual de menores actúa de forma inmediata.

Regularmente, se suspende al usuario y si es necesario, es reportado a las autoridades locales.

 

La pornografía dentro de las redes sociales

La pornografía, está presente en diferentes escenarios, sin embargo, es en las redes sociales en donde posee mayores alcances.

Controlar lo que se ve en redes sociales es una forma de proteger a los niños y adolescentes del contenido pornográfico.

En muchos casos, la exposición a la pornografía, sucede de manera fortuita.

Más del 30% de los usuarios de internet, manifiestan haber sido expuestos a contenido sexual o pornográfico involuntariamente.

Por el contrario, las búsquedas voluntarias de contenido pornográfico representan más del 25% de todos los contenidos buscados.

Esto significa, que más de 60 millones de búsquedas, están enfocadas en pornografía o sexo explícito.

La pornografía, como se ha sabido siempre, es un extraordinario negocio, gracias a la demanda, aumenta la oferta.

Aunado a ello, la tecnología provee una multiplicidad de formas para interactuar con el contenido pornográfico.

La pornografía actual, debido a los adelantos tecnológicos, no solo es consumida, además es compartida y en algunos casos, creada por los usuarios de las redes.

Siendo así, los consumidores de pornografía, ya no solo consumen, además la promueven al compartirla entre otros usuarios.

En las principales rede sociales, los usuarios comparten contenido de diferentes orígenes y características.

Curiosamente, la mayoría de las redes son muy estrictas sobre el contenido violento o sensibilizante.

Esto es lo que se refiere a mutilaciones, violencia extrema y pornografía infantil.

Sin embargo, algunos contenidos sugerentes o de sexo implícito pasan la barrera de los controles.

Un claro ejemplo de ello, es la publicidad sugerente, las páginas de espectáculos y las fotos personales, que sobrepasan lo aceptable en muchos contextos.

Estas excepciones también promueven la pornografía elevando los niveles de tolerancia a las imágenes estimulantes.

 

Software para controlar lo que se ve en redes sociales

Protectio

Este es un programa que se descarga de forma libre. Es gratuito y es el primero de su clase en lanzarse a las plataformas sociales.

Fue propuesto por la policía de Colombia, está diseñado para bloquear y alertar.

Funciona, evitando el acceso a sitios web y chats, que puede resultar una amenaza para los menores.

Esta aplicación, es compatible con diferentes entornos en ordenadores de escritorio y laptops.

Puede ser configurado por los padres o responsables para restringir el uso de los menores.

Esta útil herramienta es capaz de detectar frases utilizadas para inducir a la pornografía. Detecta más de 4.000 frases de este estilo.

Protectio permite no solo controlar lo que ve en redes sociales, sino además evita que sean victimizados mediante el chantaje o manipulación.

Dispone de un botón de pánico, el cual sirve en caso de que el menor se sienta acosado.

A través de un correo electrónico, el adulto encargado recibe la dirección virtual en donde se originó la interacción.

Esta herramienta evita el acceso a lugares virtuales en los cuales se pretenda mostrar o crear contenido pornográfico con menores de edad.

Software para controlar lo que se ve en redes sociales

Otras aplicaciones para controlar lo que se ve en redes sociales

Otras aplicaciones para controlar lo que ve en redes sociales, están dirigidas a los adultos. Estas aplicaciones han sido diseñadas para controlar la adicción a la pornografía y la masturbación.

 

Stop Fap, la aplicación para Androide

Con el eslogan de brindar una vida mejor, esta aplicación pretende ser una herramienta para abandonar la pornografía de forma voluntaria.

Se puede descargar gratuitamente de Google Play.  Esta herramienta presenta entre sus características, un botón de emergencia para calmar las ansias de ver pornografía.

Al presionar el botón, se muestran datos sobre la adicción que buscan distraer la mente de la adicción.

Los desarrolladores, sugieren que mediante esta información, se genera conciencia en el usuario sobre los perjuicios de esta práctica adictiva.

Otra de las características, incluye un chat en tiempo real. A través de esta plataforma, los usuarios se alientan y apoyan compartiendo sus experiencias personales.

Para brindar un mayor respaldo, la aplicación lleva un registro de los días sin consumir pornografía y a mayor tiempo, se alcanza un mayor nivel.

Esta cualidad, incorpora una versión del sistema de gratificaciones pues el aumento de niveles aporta satisfacción personal, generada por el autocontrol.

La meta, es ser un campeón, mediante la abstención de contenido pornográfico y la subsecuente masturbación.

Esta aplicación cuenta con una votación de 4,5 en la tienda de aplicaciones de Google. Lo que hace suponer que realmente cumple en controlar lo que se ve en las redes sociales, partiendo por supuesto del compromiso del usuario.

 

 No Fap, la aplicación de App Store

Esta herramienta tecnológica, al igual que la anterior, trata de ayudar a controlar lo que se ve en redes sociales, para evitar el acceso a la pornografía.

Ambas se basan en el principio de autoayuda como el único seguro para su efectividad.

Según los usuarios, lo mejor de esta aplicación es su interfaz. La ventaja de esta útil herramienta, es que permite una autorregulación progresiva de la masturbación.

Ofrece opciones sobre el progreso que van desde emergencia hasta recaída. Estas opciones brindan consejos apropiados a cada caso.

Al utilizar NoFap, el usuario puede disponer de una herramienta que le permite reforzar su elección por la abstinencia y superar paso a paso su adicción a la pornografía.

Como respaldo adicional, esta aplicación ofrece el acceso a una página web, en la cual se tiene acceso al contacto directo con asesores para superar la adicción a la pornografía.

En suma, controlar lo que se ve en redes sociales, es una tarea que involucra la decisión personal. Especialmente en los adultos.

Cuando hay adicción a la pornografía, este escenario puede ser más complicado.

Sin embargo, siempre se debe hacer uso de la voluntad y el instinto de preservación y asumir actitudes que favorezcan la recuperación del equilibrio personal.

 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *