ANSIEDAD SOCIAL Y NOFAP

¿Qué es la ansiedad social?

El trastorno denominado ansiedad social o fobia social, es una afección psicológica.

Ansiedad Social

Esta condición de salud mental, inhibe el desarrollo social dentro de los parámetros normales o convencionales,

La ansiedad social, no se refiere al nerviosismo natural al quedar en una cita o durante una presentación importante.

Por el contrario, es una alteración mental que produce un malestar constante que origina la evasión del contacto social necesario para una vida equilibrada.

El estrés y la angustia que la componente, se vuelve intenso e incapacitante para mantener la rutina de estudios, trabajo y cualquier actividad que requiera de la interacción social.

La ansiedad social, es superable, si se utilizan herramientas y estrategias que favorezcan enfrentar el desafío que supone el encuentro con otras personas en escenarios colectivos.

Esta afección, es muy frecuente en niños y adolescentes, pero también puede presentarse en adultos por diferentes razones. Entre ellas, se pueden enumerar el uso de drogas, el aislamiento involuntario y el uso excesivo de pornografía.

Dentro de este marco referencial, el movimiento Nofap, coloca el uso de pornografía y la consecuente masturbación en solitario, como un detonante de esta fobia.

Síntomas de la ansiedad social

Síntomas de la ansiedad social

Es importante diferenciar el nerviosismo o incomodidad normales frente a situaciones poco comunes en la vida diaria y la ansiedad o fobia social.

De igual forma, la personalidad introvertida, es solo una característica distintiva, por lo que no representa, en todas las ocasiones, una condición de fobia o ansiedad social.

Por ello, es necesario conocer los síntomas asociados a la fobia social.

El trastorno de ansiedad social, suele provocar los siguientes indicios:

 

  • Ansiedad ante el intercambio social, a veces de cualquier tipo.
  • Miedo a ser juzgado o evaluado por otras personas.
  • Sensación constante de vergüenza o humillación.
  • Evasión de la situaciones en la cuales sea necesario entablar conversaciones o conocer a personas extrañas.
  • Temor intenso a sentirse criticado.
  • Angustia frente a la idea de ser percibido por otras personas.
  • Ansiedad por la expresión de signos físicos como la sudoración o el sonrojo.
  • Evasión de las actividades que coloquen su persona como foco de atención de otros.

Síntomas físicos

A nivel físico, se pueden presentar síntomas suaves como:

  • Rubor, taquicardias, temblores ligeros o fuertes y sudoración excesiva.

En otras ocasiones, el nivel de ansiedad es tan intenso que se manifiestan otros signos como:

  • Aturdimiento, náuseas, dificultad para respirar, mareos, espasmos musculares, sensación de estar aturdido y confusión mental.

Estos síntomas pueden variar en aparición e intensidad con el tiempo, es probable que se agraven si la ansiedad no es atendida oportunamente.

 

Causas de la ansiedad social

Esta, al igual que otras afecciones mentales similares, se produce por la incidencia de diferentes factores ambientales y biológicos.

Los rasgos hereditarios suelen tener preponderancia dentro de los factores que producen ansiedad social. No obstante esta influencia no se ha establecido de forma precisa.

La estructura cerebral, es responsable de regular las reacciones ante el temor.

Más precisamente, la estructura cerebral, conocida como la amígdala, cuando se encuentra hiperactiva, ocasiona una respuesta exagerada ante el miedo.

Siendo así, el funcionamiento irregular de la amígdala, es causante de una mayor ansiedad ante situaciones sociales.

Por otro lado, el ambiente influye notablemente en la adquisición de conductas erráticas.

Por ende, la ansiedad social puede corresponder a una conducta aprendida o adquirida.

Factores como la sobreprotección paterna o el control excesivo de los padres puede propiciar una respuesta exagerada ante las interacciones con el entorno social.

 

Factores de riesgo para la ansiedad social

ansiedad social

Hay situaciones o conductas que pueden crear condiciones para el desarrollo o agravamiento de la ansiedad social. Entre ellos, pueden mencionarse los siguientes:

1.- Antecedentes familiares, entre ellos, se encuentran los factores hereditarios y la imitación de conductas de los padres.

2.- Experiencias negativas, entre ellas se enmarcan las burlas, el acoso, rechazo o ridiculización constante. También se incluyen los traumas, el maltrato infantil y los conflictos familiares.

3.- El temperamento, las personas de naturaleza retraída, tímidas e introvertidas son más propensas a desarrollar la ansiedad social.

4.- Exigencias sociales y laborales, son detonantes de la ansiedad o fobia social.

5.- La apariencia, o más específicamente, la autopercepción es un factor de gran peso para la aparición de esta afección mental.

En este caso también se incluyen las deformaciones físicas, enfermedades o cualquier condición que coloque a la persona en desventaja con respecto a otras.

6.- Conductas que propicien una baja autoestima, como el abuso de pornografía, están plenamente catalogados dentro de los factores de riesgo.

A tal respecto, múltiples estudios han demostrado la influencia negativa que produce el abuso de pornografía en la mente humana.

 

Ansiedad social y NoFap

NoFap, es un movimiento que incita al abandono de la pornografía, por considerar que los efectos perniciosos de esta práctica afectan el desarrollo y conducta de los seres humanos.

Desde su perspectiva, la ansiedad social puede ser el resultado de la masturbación excesiva en solitario y la contemplación excesiva de la pornografía en redes.

NoFap, ofrece diversas herramientas y recursos para ayudar a superar los efectos adictivos que produce la pornografía.

Ansiedad social y NoFap

Sus premisas se basan en algunos estudios realizados sobre la adicción que produce la pornografía, sus efectos a nivel cerebral y la deformación de conceptos que produce la práctica constante de la masturbación.

Al abstenerse de la pornografía y la masturbación, los participantes han reportado múltiples beneficios, entre ellos, se destaca el aumento de la confianza social.

Otros factores, como la energía, la claridad mental, la motivación y el equilibrio de las emociones se incluyen de forma reiterada en los relatos de experiencias en relación a NoFap.

Muchos de los participantes consideran que seguir este programa ha cambiado su forma de relacionarse en la sociedad, por lo que se acrecienta su valía personal.

Parafraseando una de las opiniones encontradas, NoFap permite retomar las relaciones reales, antes sacrificadas por la deformación cerebral que producen la masturbación patrocinada por la observación de pornografía.

Otras opiniones explican la neblina mental que produce esta adicción, de la cual han logrado liberarse aplicando los métodos que ofrece el programa NoFap.

Un punto de encuentro entre las experiencias relatadas, es la posibilidad de restaurar las relaciones sociales al abandonar la dinámica de estímulo y respuesta generada de forma artificial.

Diversos estudios han logrado establecer que la eliminación de la pornografía produce una mejora contundente en la capacidad de recibir gratificaciones.

La libido se incrementa y con ella aumenta el interés en la pareja o en la búsqueda de pareja.

La reducción de la ansiedad social, aunada a una mejor forma de entablar relaciones verdaderas, basadas en la empatía y la confianza son un beneficio reiterado y de gran valor.

 

Beneficios de  NoFap

En la Universidad de Arkansas, se realizó un estudio clínico que arrojó evidencia sobre cómo afecta la vida sexual, especialmente en los hombres.

Entre los resultados obtenidos, se concretó que más del 45% de los consumidores de pornografía, reaccionan de forma negativa frente a su relación de pareja.

Esto se ve reforzado por otras investigaciones.  Por medio de ellas, se pudo determinar que los consumidores de pornografía, tienden a ser más agresivos, menos comunicativas y prácticamente insensibles las necesidades de su pareja.

En otros contextos, se ha determinado que el consumo de pornografía es similar a cualquier otra adicción.

Cabe destacar que las adicciones comparten aspectos comunes, siendo estos la falta de autocontrol frente al consumo, el reconocimiento de los efectos negativos y la continuidad del consumo pese a este conocimiento.

por el contrario, algunos expertos afirman que la adicción a la pornografía, difiere de otras adicciones en cuanto a factores como el síndrome de abstinencia o la tolerancia.

Este punto no está del todo claro, puesto que durante el esquema de restauración mental NoFap, tienden a presentarse síntomas similares a los que produce la abstinencia.

 

Adicción a la pornografía y ansiedad social

Los médicos, señalan que la masturbación no produce efectos adversos en las personas.

Sin embargo, con respecto a la pornografía, si existe evidencia sobre el daño psicológico que se genera.

La pornografía, produce alteraciones psicológicas en las personas, y deteriora progresivamente la capacidad de interactuar en pareja.

Afecta el romanticismo y las capacidades para comunicarse de forma asertiva y afectiva con la pareja.

Un consumo de pornografía excesivo, disminuye ciertas capacidades sociales, aumentan los comportamientos impulsivos y generan un estado de inquietud o ansiedad generalizadas y permanentes.

Siendo así, es posible afirmar, con base a las conclusiones de los estudios, que la ansiedad social puede resultar del consumo abusivo de contenido pornográfico.

La percepción de sí mismos y la seguridad, son aspectos que también se ven afectados por la exposición prolongada a la pornografía.

Es de hacer notar que ambos componentes disparan la ansiedad social.

Otros aspectos, como el rendimiento académico, la concentración y la sexualidad, son afectados en la misma medida.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *