Disfunción erectil

La disfunción eréctil es una condición que puede presentarse a cualquier edad en el hombre adulto.

Los episodios esporádicos de impotencia no son motivo para alarmarse, pues generalmente se deben al estrés o la fatiga.

En ocasiones la disfunción se presenta como una ausencia total de dureza en el pene. En otras, puede ser que la rigidez del miembro no es suficiente para lograr la penetración vaginal.

Otra variante sucede cuando se alcanza la rigidez, pero se pierde durante el coito.

Un punto que debe señalarse es que la disfunción eréctil contínua es el primer síntoma de otros problemas de salud. Usualmente esta condición es solo el reflejo de otras disfunciones internas a nivel circulatorio y arterial.

Medicamente, se afirma que la disfunción puede aparecer hasta dos años antes de comenzar a experimentar daños en el sistema circulatorio y las arterias.

disfuncion erectil

 

Es importante considerar que este problema se presenta en más de la mitad de los hombres adultos. Y estudios recientes han demostrado que los hombres jóvenes también son susceptibles a la impotencia, debido principalmente a causas psicológicas o el estilo de vida.

Por lo tanto, padecer impotencia sexual no debe ser motivo de vergüenza, pues es solo una manifestación de otras disfunciones del organismo.

Si bien es cierto que la impotencia desarrolla malestar a nivel psicológico, se debe asumir como un problema para resolver y no una condición permanente.

En otras palabras, si la disfunción eréctil se presenta de forma continua, es imprescindible buscar ayuda médica.

Existen cuestionarios y estudios cuyo fin es determinar el grado de afección. Es decir, el nivel de alteración que presenta la erección peneana.

 

¿Qué es la Disfunción Eréctil?

Para conceptualizar la disfunción eréctil, se puede decir que es la incapacidad para desarrollar una erección o mantenerla. Esto, por supuesto, significa que no se puede funcionar adecuadamente durante el acto sexual.

Cuando la incapacidad es constante, se denomina disfunción eréctil. Los episodios aislados no pueden tomarse como disfunción, normalmente se producen por razones que están fuera del ámbito físico o neurológico.

Los especialistas afirman que para determinar que un hombre padece de esta disfunción, es necesario que la misma se presente por lo menos durante 3 meses.

¿Quiénes padecen la disfunción eréctil?

disfuncion erectil despues de los 40

Este problema afecta a más del 50% de los hombres que sobrepasan los 40 años. Sin embargo, los jóvenes no están exentos de padecer disfunción eréctil.

Los diabéticos, tienen mayor riesgo de padecer disfunción eréctil debido a causas relacionadas al exceso de grasas en el cuerpo.

Por otro lado, un buen porcentaje de personas con altos niveles de colesterol e hipertensión padecen disfunción eréctil independientemente de su edad.

 

¿Por qué surge la disfunción eréctil?

Para que haya erección, el cerebro del hombre debe responder al estímulo sexual. Esta respuesta se realiza mediante neurotransmisores, que viajan a través de la médula espinal. Llegan a los nervios y estimula las terminaciones nerviosas del pene y los testículos.

La musculatura lisa que conforma las paredes del cuerpo cavernoso recibe los neurotransmisores, se liberan los espacios sinusoidales y se relajan los músculos.  El ahí cuando comienza a recibir la sangre, que rellena al tejido esponjoso del pene.

Disfuncion eréctil

Durante este proceso, las venas se comprimen para retener el fluido sanguíneo. Esto causa que el pene se expanda, tomando rigidez y grosor.

Este es el proceso interno que permite la erección del miembro. Si alguno de los procesos falla, acontece un episodio de disfunción eréctil.

¿Cuáles son los indicios de la disfunción eréctil?

Los síntomas se describen como una dificultad para lograr o mantener la erección, usualmente acompañada de una disminución del deseo sexual.

Ante la presencia de estos síntomas, lo mejor es acudir al médico ante cualquiera de estos signos y también cuando se presenten otros problemas relacionados con la eyaculación.

Es decir que la dificultad para eyacular, o la eyaculación precoz, también debe ser motivo para la consulta médica.

Causas de la disfunción eréctil

La excitación sexual, requiere de la participación conjunta del cerebro, las hormonas, los nervios, músculos y las arterias. En este proceso se involucran también las emociones y los pensamientos.

Debido a la complejidad del proceso necesario para lograr una erección, la disfunción eréctil puede estar ocasionada por la falla de alguno de los factores mencionados.

A estos se suman factores como el estrés, el nerviosismo, las preocupaciones y otros de índole similar. Puede suceder que la disfunción se derive de la conjunción de diferentes causas. En todo caso, la salud mental influye de forma determinante y puede contribuir a empeorar la capacidad de respuesta masculina.

Por ello, se agrupan las causas en ciertos renglones que van desde las causas físicas hasta las causas relacionadas a ciertos hábitos de comportamiento.

La ausencia o lentitud de la disfunción eréctil puede ser producida por factores específicos que se explicaran detalladamente.

 

Causas físicas

Cuando el origen es físico, están involucradas principalmente las arterias, pues sobre ellas recae el mayor peso del proceso de erección. Estas estructuras se ven afectadas por las siguientes enfermedades

Enfermedad cardíaca

Este padecimiento afecta la irrigación sanguínea, el mal funcionamiento del corazón incide sobre la presión de la sangre. Esta es la bomba que impulsa el torrente sanguíneo a través del cuerpo.Enfermedad cardíaca

Ateroesclerosis

Esta enfermedad se origina por la obstrucción de los vasos sanguíneos. Normalmente se produce por factores adicionales que producen el endurecimiento de las arterias, esto limita el flujo sanguíneo, las consecuencias pueden preverse, pues al reducirse la dimensión interna de las arterias, el flujo disminuye.

Dislipemia

Esto es causado por niveles de colesterol muy altos. Cuando esto sucede, las arterias se obstruyen por el colesterol, que es similar a la grasa y se reduce el paso de la sangre.

Presión arterial alta

Este factor está relacionado con los anteriores y representa una demanda muy alta de presión sanguínea que dificulta el bombeo de la sangre al peen.

Diabetes

Los diabéticos tienen más del 30% de riesgo de padecer de disfunción eréctil que quienes no sufren de diabetes. Además, la diabetes está asociada al colesterol y la obesidad. Esta enfermedad deteriora los vasos sanguíneos.

La diabetes surge por tres causas, la primera es la lesión de las arterias; la segunda, es el mal funcionamiento neurológico; y la tercera, son las alteraciones a nivel hormonal.

 

Obesidad

Cuando existe mucha acumulación de grasa corporal, esta pasa a la sangre, por consiguiente, se acumula en las arterias. Esto predispone al cuerpo a la dislipemia y la hipertensión arterial.

Síndrome metabólico

Síndrome metabólico

Esta condición se produce cuando se juntan los factores mencionados y crea una serie de problemas nivel cardiovascular, que terminan causando complicaciones en la vasodilatación, condición necesaria para lograr la erección.

 

Otras causas físicas de la disfunción eréctil

Adicionalmente, otras enfermedades y condiciones también están señaladas como causantes de la impotencia sexual del hombre. Entre ellas están:

Enfermedad de De la Peyronie

Es el desarrollo de tejido fibroso cicatricial. Se produce dentro del pene y ocasiona curvaturas durante la erección. Esta condición usualmente no es dolorosa. No obstante cuando la curvatura es muy grave puede causar disfunción eréctil porque es imposible para el hombre mantener la erección.

Otra agravante es que tal condición es motivo de vergüenza e incomodidad para muchos hombres y esto se convierte en un factor psicológico.

Puede desaparecer por si sola. En otros casos se agrava y es necesario recurrir a tratamiento médico.

Agrandamiento de la próstata

Este órgano está situado en la parte posterior del pene. Su tamaño es similar al de una almendra. El agrandamiento de la próstata no está relacionado directamente con la capacidad de la erección.

Sin embargo se afirma que los fármacos utilizados para el tratamiento son inhibidores hormonales. Esta disminución puede afectar la libido.  Por ello, se considera una causa probable de la disfunción eréctil.

Causas neurológicas de la disfunción eréctil

A causa de la excitación erótica, se envían señales al cerebro, que a su vez las transmite por medio del sistema nervioso. De ello resulta que los daños en la red neural normalmente desembocan en la disfunción eréctil.

Lesiones en la médula y las ramificaciones nerviosas, producidas por enfermedades, pueden provocar serias alteraciones en la capacidad de erección, entre ellas pueden mencionarse las siguientes:

Esclerosis múltiple

Esta enfermedad causa lesiones en la ínsula, una sección del cerebro que está vinculada a la función eréctil. Adicionalmente la esclerosis ocasiona daños en la médula espinal, encargada de la neurotransmisión de los impulsos sexuales.

Enfermedad de Parkinson

Esta condición afecta el sistema nervioso autónomo. Como consecuencia, las funciones involuntarias se ven afectadas. La erección entra dentro de estas respuestas involuntarias. Cabe recordar, que aunque responde al deseo sexual, es simplemente un reflejo del cerebro ante la excitación.

Los medicamentos también alteran el funcionamiento del sistema nervioso, especialmente los sedantes, ansiolíticos, antidepresivos y los fármacos contra el cáncer.

Causas psicológicas de la disfunción eréctil

Causas psicológicas de la disfunción eréctil

Para lograr la activación del cuerpo físico, es necesario que el cerebro envíe las señales correctas.

Excitación sexual comienza en la mente y luego se origina la erección. Ciertas condiciones de índole psíquica pueden causar disfunción eréctil.

Por ejemplo, la depresión, la ansiedad, el estrés, mala comunicación con la pareja y otros trastornos mentales.

Estos factores disipan la concentración mental en el momento, por lo tanto pueden sobrevenir problemas para sostener la erección, e incluso para provocarla.

También hay factores psicológicos relacionados a eventos anteriores, por ejemplo luego de un episodio de impotencia el hombre sentirá mayor ansiedad ante la relación sexual.

Esta ansiedad puede propiciar otra falla eréctil y de esta forma se crea un círculo de estrés en el hombre.

¿Quiénes están más propensos a la disfunción eréctil?

Los hombres adultos cuya edad supera los 50 años, obesos, diabéticos, hipertensos, y quienes padecen alguna de las enfermedades neurológicas ya mencionadas, tienen una mayor predisposición a sufrir de impotencia.

Los jóvenes no están fuera de la esfera de riesgo, pues en este caso se pueden involucrar otros factores como el alcoholismo, tabaquismo, uso de medicamentos o drogas.

El tabaco, tiende a reducir el flujo de sangre en las venas. El consumo prolongado de tabaco puede producir algunas enfermedades crónicas que a su vez causan disfunción eréctil.

Consecuencias de la disfunción eréctil

Este problema crea una serie de situaciones en la vida del hombre que influyen negativamente en su vida sexual, su satisfacción y su autoestima.

Las complicaciones, se hacen presentes en mayor medida en la vida de pareja, la cual deja de ser satisfactoria para ambos.

consecuencias de la disfuncion erectil

A esto se suman el estrés y la ansiedad ante cualquier intento de establecer un contacto íntimo.

La impotencia es una condición que genera vergüenza en el hombre y recae sobre su autoestima.

Otro aspecto muy importante es que la disfunción impide la posibilidad de fecundar de manera natural, por ende se frustran los deseos de ser padres.

¿Cómo prevenir la disfunción eréctil?

Un estilo de vida sana, prevenir y controlar a tiempo las enfermedades y evitar la automedicación son la mejor prevención ante la disfunción eréctil.

Al consultar con el médico periódicamente se pueden detectar señales o síntomas de afecciones cardiovasculares y otras enfermedades.

Asimismo, es necesario mantener bajo control y supervisión las enfermedades crónicas como la diabetes, la ateroesclerosis y el Parkinson.

Eliminar o reducir el consumo de tabaco, alcohol y drogas ilegales también es importante si se desea prevenir la impotencia sexual.

Otro punto importante, es mantener el cuerpo sano mediante la realización de ejercicios o actividades deportivas de forma regular.

¿Cómo prevenir la disfunción eréctil?

Una buena medida preventiva es preservar la salud mental, procurando momentos de relajación que permitan la reducción del estrés.

También, buscando orientación psicológica en casos de depresión o ansiedad, también ayuda a esquivar esta condición.

Tratamientos para la disfunción eréctil

Tratamientos para la disfunción eréctil

Existen diversos tratamientos para la impotencia, los cuales van a depender de la causa que la origina. Por consiguiente es muy importante la consulta médica oportuna.

Es el especialista quien debe determinar el tratamiento a seguir para eliminar la impotencia, las soluciones rápidas y auto impuestas no son una alternativa segura. Por el contrario, recurrir a remedios no probados puede agravar la condición.

El primer paso en todo tratamiento es reducir el consumo de tabaco, alcohol y drogas.

En segundo lugar, se procede a referir al paciente al psicólogo o psiquiatra; cuando estos métodos no solucionan la impotencia, se recurre a los medicamentos orales. En último lugar, se procede a aplicar alternativas más invasivas como las cirugías.

Esto debe hacerse de esta manera para descartar que los factores que producen la impotencia sean producidos por el estilo de vida o, psicológicos.

Tratamientos orales

Tratamientos orales

Los más utilizados en esta categoría, son los inhibidores de fosfodiesterasa 5.

Por lo general, cuando los médicos buscan reducir o eliminar la impotencia escogen tratamientos orales. Esto es cuando la condición no remite mediante los cambios de hábitos o la ayuda psicológica.

Algunos especialistas pueden omitir los pasos anteriores si ya se han descartado estos factores y se ha determinado, mediante pruebas médicas que las causas son físicas.

Entre los compuestos más recomendadas, están el sildenafilo (viagra), Vardenafilo (Staxyn y Levitra), Tadalafilo (Cialis) y Avanafil (Stendra).

Estos actúan sobre el flujo sanguíneo, expandiendo los vasos y arterias, para que la irrigación pueda penetrar los cuerpos cavernosos del pene y producir la erección.

La mayoría de ellos se toma por lo menos una hora antes de las relaciones sexuales.

Su efecto es hemodinámico, por lo que puede durar hasta 36 horas (Cialis), además relajan los músculos de la pelvis para facilitar la irrigación. Algunos de ellos estimulan el deseo sexual, para facilitar el envió de neurotransmisores a las terminaciones nerviosas del pene.

La mayoría de estos fármacos no tiene efectos terapéuticos. Sus características principales son las siguientes:

Se pueden tomar a demanda. Es decir, sólo cuando se desea mantener una relación sexual. Normalmente tardan en actuar pocos minutos.

El efecto de estos fármacos es variable, desde 4 hasta 36 horas, dependiendo del compuesto.

Algunos pueden tomarse con agua, y otros deben ser disueltos en la boca.

Todas estas pastillas aceleran la dilatación arterial.

Tratamientos inyectados

Tratamientos inyectados

Las inyecciones intra -cavernosas, consisten en la colocación directa de dosis definidas de un producto farmacológico. Este, se inyecta en el pene y activa los procesos físicos que inducen la erección.

Se aplica entre 10 y 15 minutos antes del encuentro sexual. La dosis se puede ajustar, normalmente el efecto permanece una hora.

Tratamiento transuretral

Es la aplicación de medicamentos en la uretra. Estos se absorben al pasar la orina por el conducto que recorre el pene. Producen una erección se produce entre los 10 y 15 minutos posteriores. Resulta eficaz en menos del  45% de los casos.

Tratamiento mecánico

Los dispositivos de vacío

Estos son también conocidos como bombas de vacío. Actúan sobre el pene, creando un vacío que atrae la sangre hacia el interior del cuerpo esponjoso.

Este accesorio, tiene forma cilíndrica y luego de vaciarse de aire, se coloca sobre el pene, al bombear sobre el cuerpo del miembro se produce la erección.

Cuando se alcanza la erección del pene, se le coloca un anillo en la base. Este aro, tiene un efecto compresor, es decir que mantiene la sangre dentro de los cuerpos cavernosos para que la erección se mantenga durante el encuentro sexual.

Tratamiento quirúrgico

Una vez que sean probado los tratamientos orales, hormonales y en algunos mecánicos, sin resultados positivos o duraderos.

El médico puede sugerir la realización de un intervención quirúrgica. Este tratamiento es la última opción, cuando los otros no cumplen con solucionar la disfunción eréctil en el hombre.

Cirugía Venosa

Es muy poco utilizada, ya que sólo es efectiva cuando la causa corresponde condiciones que impiden el flujo normal de sangre. En esta intervención, se bloquean las venas que permiten la salida de sangre de los cuerpos cavernosos.

Cirugía arterial

Se utiliza para reconstruir arterias dañadas u obstruidas. Se aplica a hombres jóvenes o adultos, que debido a un trauma o accidente han sufrido daño en las arterias y no reciben el flujo de sangre adecuado para la erección.

Cirugía para implantes peneano

Cirugía para implantes peneano

Consiste en la colocación de una prótesis.

Esta técnica cayó en desuso debido a que el tejido eréctil queda lesionado permanentemente luego de recibir el implante y la operación es irreversible.

Sin embargo, la cirugía protésica del pene está muy desarrollada en la actualidad y produce resultados favorables en más del 90% de los pacientes.

Los materiales y técnicas quirúrgicas han mejorado en los años recientes. Esto permite una gran disminución de complicaciones y efectos negativos considerados anteriormente.

Existen diferentes modelos de prótesis.

La prótesis hidráulica de 3 componentes es la más evolucionada. Consta de dos cilindros, estos se colocan en los cuerpos cavernosos del pene. Contiene además un reservorio que se aloja cerca de la vejiga y un dispositivo que se coloca en el escroto.

Esta prótesis funciona como un sistema hidráulico. En otras palabras, moviliza el líquido hacia el pene para producir rigidez. El usuario puede aumentar la rigidez mediante el mecanismo de activación.

La incisión para implantar este dispositivo es de solo 2 cm.

Tratamiento hormonal

hormonas disfuncion erectil

Se utiliza cuando la disfunción es producida por deficiencia de testosterona, con poca o ninguna influencia de otros factores físico o neurológicos.

Consiste en el suministro de pequeñas dosis de hormonas masculinas, debidamente repartidas y equilibradas.  Se debe hacer bajo supervisión médica.

Aunque no son recomendados como primera opción, existen diferentes formas, hay parches, inyecciones y píldoras.

Actualmente existen suplementos vitamínicos que estimulan la producción de testosterona de forma natural.

Otros tratamientos para la disfunción eréctil

Otros tratamientos para la disfunción eréctil

Tratamiento psicológico

Normalmente se indica cuando las causas son de origen psicológico. También pueden indicarse como respaldo de cualquier otro tratamiento.

Es más utilizada en hombres menores de 40 años pues en este grupo etario es menos común que las causas sean físicas.

Sin embargo deben descartarse por completo cualquier otro origen de la disfunción eréctil, especialmente la diabetes y las afecciones cardiacas.

La razón para aplicar esta terapia en conjunto con otros tratamientos, reside en que los episodios de impotencia suelen dejar secuelas en la mente del hombre. Esto hace que se creen patrones mentales negativos ante la sexualidad inminente.

El asesoramiento psicológico ayuda a mejorar problemas de autoestima causados por la impotencia, a manejar la ansiedad y evitar la depresión subsecuente.

Tratamiento psiquiátrico

Se aplica cuando el tratamiento psicológico es insuficiente para la mejoría del paciente.

También si las causas de la impotencia son meramente psicológicas pero no se obtiene mejoría, por medio de terapia psicológica.

Este tratamiento consiste en diferentes técnicas, por ejemplo:

Ondas de choque: es la aplicación a nivel genital de ondas de poca energía. Permiten activar la circulación sanguínea y relajan los músculos pélvicos.

Tratamientos tópicos: consisten en cremas que se aplican en el área genital. Normalmente tiene un efecto de corta duración, entre 15 minutos y media hora.

Recomendaciones para enfrentar la disfunción eréctil

Recomendaciones para enfrentar la disfunción eréctil

Si existen dudas sobre la posibilidad de estar padeciendo disfunción eréctil, la mejor opción es acudir al especialista.

Es muy importante considerar que la impotencia puede comenzar con eventos traumáticos o durante condiciones de estrés, por lo tanto los eventos de impotencia muy esporádicos no siempre son un síntoma de enfermedades,

Por otro lado, la disfunción por más de 3 meses debe considerarse un indicio de otras afecciones, y en este caso se debe acudir al médico especialista.

Ante la falta de erección, se puede estimular el pene mediante el coito, ya que éste, produce la mayor estimulación sexual.

Por último, el consumo de fármacos sin receta médica o el uso de sustancias milagrosas pueden devenir en mayores complicaciones para la salud.

¿Qué puede hacer la pareja ante la disfunción eréctil?

¿Qué puede hacer la pareja ante la disfunción eréctil?

La mujer puede ayudar masajeando los genitales y alargando los juegos previos, de manera que el hombre se relaje y sienta mayor deseo.

Masajear la base del pene durante 10 minutos al día, sin manifestar intensiones sexuales favorece la circulación, relaja la zona pélvica y reduce el estrés en el hombre.

Otra forma de colaborar es utilizando palabras de aliento y estimulación, aun cuando el coito sea breve o esporádico, esto ayuda a mantener en alto el autoestima del hombre.