Trampling

El trampling o pisoteo en el BDSM, define una acción de perfil erótico, en la cual un dominante camina, pisa o ejerce presión con sus pies sobre la parte sumisa.

Trampling

Esta palabra, tiene su origen en el inglés, idioma en el cual significa caminar repetidamente sobre algo o alguien.

El pisoteo o trampling, es una actividad frecuente dentro del BDSM.

En este sentido, la excitación se origina en el sumiso por la sensación humillante de ser pisado.

La parte dominante de la relación deriva su goce de la emoción resultante de expresar su dominio sobre la contraparte.

Adicionalmente, el vocablo trampling se usa para enmarcar un subgénero pornográfico.

 

El trampling como estimulante sexual

  • El placer germina de los pisoteos constantes y dosificados sobre la pareja.
  • También pueden existir variantes como el multi trampling, en la cual, la parte sumisa, es pisada por varias personas.
  • Se considera uno de los fetiches más intrincados de la esfera del sadomasoquismo, porque se vincula con otros fetiches, como el de los pies y zapatos.
  • Como juego del BDSM, conserva intacta la tradición amo y sumiso. Es representativa de los juegos D/s, tan apreciados por los participantes sadomasoquistas.
  • Usualmente, el trampling o pisoteo, se realiza a pies descalzos, con medias de nylon o zapatos de tacón.
  • La forma más típica de realizar este singular ejercicio implica a una mujer dominante, la cual camina o ejerce fuertes pisadas sobre un varón sumiso.
  • Aunque el trampling se define como “caminar sobre algo o alguien” es posible saltar e incluso caminar rápidamente.
  • Las áreas en las que se ejerce mayor impacto suelen ser la espalda, el pecho, los genitales o la cara.
  • Normalmente, se abarcan todas las áreas, no obstante hay personas que sienten preferencia por ciertas áreas en particular.
  • La persona sumisa, puede colocarse boca abajo o mirando hacia arriba.

estimulante sexual

Esta práctica tiene como fin primordial desplegar el dominio y esto se logra produciendo humillación y dolor.

Quienes disfrutan del sadomasoquismo, encuentran esta práctica sumamente estimulante, pues les permite sentir la total y plena representación de los roles de dominio y sumisión, tan propios de esta cultura.

Lo más generalizado dentro de este juego, es que existen otros fetiches, como la macrofilia.

Este último, se refiere a la excitación generada al fantasear con gigantes.

La ciencia, en su búsqueda de razones, arguye que la excitación del dominante, resulta de la estimulación que se produce en las terminaciones nerviosas de los pies.

 

¿Dónde se originó el trampling?

Para encontrar el origen de esta sensual forma de castigo, es necesario referirse las antiguas prácticas médicas orientales.

El uso del trampling, surgió como alternativa terapéutica, de tal manera, que los pies producían el efecto de un profundo masaje sobre el cuerpo de la persona pisada.

Esta técnica terapéutica, ofrece excelentes resultados. Además, es beneficiosa para la relajación muscular.

Actualmente, sigue conservando gran relevancia en el tratamiento natural de problemas musculares e incluso lumbares.

Otro de sus beneficios, se encuentra en el área psicológica, pues repercute favorablemente en la psiquis humana.

El trampling, tiene efectos antidepresivos, disipa el estrés y ayuda a despejar los pensamientos.

Aunque sus aplicaciones médicas se originaron en los países del lejano oriente. Su utilización data de época remotas, esto, según imágenes encontradas.

En estas representaciones, los dioses babilónicos ejercían trampling sobre otros individuos.

Esto se evidencia en múltiples estatuas, pinturas y registros cuneiformes.

Aquellos seres, poseían propiedades curativas en sus pies. Por tal razón, el contacto con sus miembros inferiores producía la curación de los males.

 

La técnica y las variantes del trampling

El tramplig se practica entre dos o más personas. La edad, el género y la orientación sexual son irrelevantes para los aficionados a las pisadas eróticas.

En la mayoría de los casos, se realiza en pareja. En este sentido, es usual que se dé entre matrimonios, novios, familiares y más usualmente entre comunidades BDSM.

Es posible, que la actividad se realice con la participación de personas desconocidas entre sí, a las cuales solo las une el interés en las relaciones D/s.

En algunos países, se desarrollan sesiones de trampling colectivo, muchas son televisadas.

La técnica básica consiste en los siguientes pasos:

1.- Uno de los individuos se acuesta en una superficie firme, puede ser el suelo, una camilla o esteras.

2.- la otra u otras personas, caminan sobre el cuerpo, en principio se puede realizar sobre la espalda o el pecho.

3.- A medida que aumenta la pericia, se pueden dar pasos firmes en ciertas áreas como los genitales o la cara.

Cuando se hace referencia la trampling como actividad de sadomasoquismo o BDSM, las variantes tienen lugar en la medida que se exploran los límites y gustos de ambas partes.

Aunque puede practicarse con los pies descalzos, algunas personas sienten mayores sensaciones ante el uso de zapatos de tacón alto o medias de nylon.

En algunos casos, está fuertemente vinculado al fetiche de los pies, lo que incluye tener los pies sucios u olorosos.

variantes del trampling

La persona que pisotea, debe procurar una posición equilibrada y considerar seriamente la fragilidad de algunas zonas del cuerpo humano, especialmente si se utilizan tacones muy delgados.

Una sesión de trampling, como recurso terapéutico difiere mucho del trampling o pisoteo erótico que se practica en los juegos de dominio y sumisión.

En ocasiones, la persona que asume el rol dominante puede profesar preferencia en pisar o aplastar algunas áreas específicas del cuerpo.

Una de estas, suele ser la garganta, pues representa el dominio sobre la expresión del sumiso e incluso su respiración.

Para esta variante, el dominante debe estar sentado, pues de esta manera regula mejor la presión que ejerce.

De tal forma, es más seguro y se evita la fractura accidental de la tráquea y la asfixia.

Las técnicas para el trampling muchas veces surgen espontáneamente, y se modifican tomando en cuenta las preferencias personales.

El pisoteo de un individuo boca arriba es diferente cuando éste se encuentra boca abajo, ya que los órganos internos cambian su exposición considerablemente.

Por ejemplo, al estar boca abajo, se debe tener cuidado al pisar sobre el área de los riñones y la columna vertebral.

Boca arriba, se previene el área del vaso, el hígado y el abdomen.

El uso de tacones de aguja o muy altos hace más propicio el riesgo de perforaciones, en áreas muy blandas como el estómago o el vientre.

Por otro lado, las costillas y la cervical son sumamente frágiles, distribuir equivocadamente el peso corporal puede producir fracturas en las estructuras óseas.

 

¿Cómo evitar accidentes o lesiones?

Las recomendaciones en este tipo de juegos eróticos, apelan al sentido común necesario para evitar daños en el cuerpo de la persona sumisa.

En primer lugar, es imprescindible establecer la palabra o gesto clave. Es decir, la palabra o seña que indica que se están sobrepasando los límites de resistencia o que se está experimentado molestia o dolor severo.

Otra buena medida preventiva, es evitar el uso de tacones muy finos y especialmente los tacones metálicos.

Independientemente de la experiencia que se posea, es mejor ir pisando gradualmente a la persona, para conocer sus límites.

Normalmente, las sensaciones placenteras que se desprenden de esta acción son capaces de nublar en buena medida la razón.

Por ello, quien realiza el pisoteo debe observar frecuentemente las reacciones corporales de su compañero. Se debe prestar especial atención a la palidez, sudoración excesiva, jadeos o falta de aliento.

Mantener uno de los pies apoyado en el piso, sentarse en una silla o aferrarse a algún mueble o pared, mejora la capacidad para controlar la presión que se ejerce sobre el otro.

Otro aspecto que debe considerarse es la proporción. Es preferible que exista una proporción equilibrada de peso y estatura entre quien realiza el pisoteo y quien lo recibe.

En este sentido, también debe valorarse si la persona aplastada es de contextura frágil o muy delgada o de edad avanzada.

Conocer a la persona expuesta al trampling, asegura la detección de condiciones importantes. Por ejemplo si ha padecido fracturas o esguinces recientes.

En todo caso, la medida de prevención más importante, es conocer detalladamente las áreas del cuerpo.

De tal forma, es más fácil escoger donde se aplicar mayor o menor presión para poder jugar con los estímulos eróticos, sin ocasionar lesiones permanentes.

¿Cómo evitar accidentes o lesiones?

¿Dónde se puede pisotear?

Las mejores zonas para el trampling son los muslos anteriores y posteriores. Los glúteos y los antebrazos.

Con respecto a otras zonas que pueden disfrutarse, pero con moderación se pueden mencionar las siguientes:

Boca abajo, la espalda superior e inferior, los hombros, las manos y las pantorrillas.

Si esta boca arriba, el dorso de las manos, el pecho y los brazos.

Ciertas áreas del cuerpo, representan una mayor dificultad en cuanto a permanecer bajo el principio de seguridad del BDSM.

Estas son: la cabeza, el rostro, el área de las costillas, especialmente las dos últimas costillas inferiores.

También el área de la garganta, omoplatos, pelvis, caderas, los pies, las rodillas, los pómulos y la nariz.

Debido a que éstas, contienen estructuras óseas muy susceptibles de fracturarse.

 

¿Dónde es peligroso?

Aunque la elección de los lugares y técnicas siempre se realiza de acuerdo a los gustos y el consenso de ambas partes, es necesario mencionar que hay regiones corporales donde la compresión es sumamente arriesgada.

En este sentido, se pueden ocasionar serios perjuicios y existe la posibilidad de producir la muerte accidental.

Estas zonas son: la base del cráneo, la tráquea, el centro del pecho, las articulaciones de codos y rodillas, y los globos oculares.

 

¿Para qué “hacer trampling”?

Si se presta la debida atención a estas recomendaciones, es posible disfrutar de una experiencia placentera y sensual que despierte emociones desconocidas para muchas personas.

Dentro del BDSM, es factible que se pasen ciertos límites con respecto a lo explicado anteriormente.

¿Para qué “hacer trampling”?

Sin embargo, estos juegos de dominio y sumisión, suelen permanecer dentro de los principios de sanidad y seguridad del juego erótico BDSM.

Siendo una técnica de goce originada de una estrategia terapéutica, son más las aportaciones positivas que los riesgos.

Por tal razón, experimentar esta extravagante práctica sexual puede generar intensos momentos de placer erótico.

En conclusión, existen más razones para practicar el trampling que para no hacerlo.

 

 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *