¿Qué hacer después de una sesión de BDSM?

El After Care

El After Care

Es muy importante  saber qué hacer después de una sesión de BDSM.

Este proceso se denomina after care. Por lo tanto, se refiere a todos los aspectos que deben considerarse al concluir los juegos de D/s.
Naturalmente, lo primero que hay que hacer después de una sesión de BDSM, es retirar los accesorios y las ataduras.
En este momento, ya debe haberse retirado del cuerpo de la parte sumisa cualquier objeto de castigo, como pinzas, agujas, cera caliente y otros.
El after care, comienza cuando el dominante presta atención a las heridas o marcas de su sumisa.

Las heridas deben limpiarse adecuadamente, las quemaduras o cualquier lesión existente debe recibir el cuidado sanitario más indicado.

Lo más adecuado es que ambas partes estén vestidas o cubiertas, ya que en este instante, se recupera la noción de igualdad.

La hidratación, debe ser prácticamente inmediata, pues durante estos juegos, se producen muchas reacciones en el organismo, que contribuyen a la sudoración.

¿Qué hacer después de una sesión de BDSM?

El uso de mordazas, estimula la salivación, con la cual se pierde hidratación y se origina sequedad en la boca y gargantas.

La inclusión de preguntas sirve para recuperar la percepción de importancia que requiere la parte sumisa, ya que durante la sesión se encuentra relegado.

Durante el after care, se deben afianzar los lazos de intimidad que permiten la confianza necesaria para abandonarse al deseo de la otra parte.

Actuar de esta forma, no está en contradicción con su rol dominante, por el contrario, le permite manifestar afectivamente su vínculo emocional con quien ejerce el rol de sumiso.

¿Cómo hacer el after care?

Cabe destacar que las actividades que se deben hacer después de una sesión de BDSM, son resultado de la confianza y el tipo de relación existente.

Aunque pueda considerarse contradictorio, el amo o ama, expresa su lado protector.
Es propicio, diferenciar entre las sesiones de BDSM que se desarrollan dentro del marco de una pareja estable, y otro tipo de sesiones.

Sin embargo, la rutina suele ser bastante similar.

Es decir, los dominantes profesionales, asimismo suelen tomarse su tiempo para dialogar y ayudar a su sumiso a procesar la experiencia de forma positiva.

Un buen masaje, es la mejor forma de gratificar. Puede ser para el dominante o una actividad recíproca.
Como es de suponer, entre lo que se debe hacer después de una sesión de BDSM, no está contemplado el erotismo.

Es decir, esta etapa se destina a una forma de intercambio solidario, en el cual la pasión y la sexualidad no se hacen participes.

Los baños o duchas compartidos, también ayudan a lograr una mejor relajación y compenetración.
Además, reducen considerablemente el riesgo de infecciones, en el caso de que se hayan producido juegos extremos, que hayan causado cualquier herida en la piel.

Es importante, hacer énfasis en las diferencias en cuanto al tipo de relación.
Cuando se trata de relaciones de D/s a nivel profesional, aunque debe cuidarse de la parte sumisa, los besos y caricias pueden considerarse inoportunos.

Pues cabe recordar que en este tipo de vínculo no se contempla la afectividad. Y, adicionalmente, las personas que acuden a estas sesiones generalmente buscan una experiencia más impersonal.
Incluso, pueden ser renuentes a las expresiones físicas de afecto.

Por ello, el dominante profesional, debe saber elegir apropiadamente la forma en la que despliega los cuidados luego de una sesión de BDSM.

¿Por qué es importante saber que hacer después de una sesión de BDSM?

importante saber que hacer después de una sesión de BDSM

Las sesiones de BDSM suelen finalizar de forma consensuada.
Sin embargo, luego de concluir los juegos de dominio y sumisión no basta con recoger y guardar los accesorios.
En este sentido, no debe olvidarse el aspecto emocional y psicológico que se despliega a todo lo largo de una sesión de BDSM.
Existen varios aspectos que deben tomarse en cuenta, y que apuntan a la importancia del after care:

1.- Dentro de los juegos de dominio y sumisión, puede ocurrir que se sobrepasen ciertos límites establecidos anteriormente.
Esto se debe principalmente a la exacerbación de las pasiones y la excitación.
Por ello, es frecuente desatender las expresiones o reacciones de la parte sumisa.

Cabe recordar que la realización de los juegos D/s puede despertar recuerdos sobre traumas pasados o generar sensaciones de resentimiento hacia la parte dominante.
Ayunque la sumisa o sumiso, disfruta del dolor existen ciertos límites a nivel físico.

2.- Este periodo posterior al BDSM, ayuda a recuperarse plenamente. Esto incluye el aspecto físico y emocional.
Cuando se sabe que hacer después de una sesión de BDSM, es más fácil incrementar los lazos emocionales y reafirmar el compromiso entre sumiso y dominante.

Tomar en serio el after care favorece la sensación de seguridad de la parte sumisa, ya que sabe que es considerada como persona, más allá de los juegos eróticos.

3.- Disfrutar de un after care espontáneo y productivo, permite que ambas partes expresen los aspectos negativos de la sesión.

En este sentido, permite enunciar aquellos detalles que pueden mejorarse, excluirse o reforzarse para garantizar una experiencia más placentera.

La post sesión o subdrop

post sesión o subdrop

Se le llama la caída y es un proceso físico y psicológico que se genera en la parte sumisa una vez culmina la sesión de BDSM.
Esta condición, aparece porque durante los juego de BDSM, el cuerpo y el cerebro han estado expuestos a una serie de estímulos de gran intensidad.

Por tal motivo, el organismo, está lleno de dopamina, endorfina y adrenalina.
Estas sustancias, se liberan como una forma de incrementar la resistencia al dolor, por ende, surge la sensación placentera que induce a desear más estímulos dolorosos.

Al finalizar la sesión, cesa la liberación de estos neurotransmisores y hormonas, activando la normalidad corporal nuevamente.
Como el aporte masivo se vuelve nulo de forma intempestiva, se produce un bajón anímico espontáneo e inmediato.
Usualmente esta caída de energía, se manifiesta en baja temperatura corporal y sensación de desconexión con la realidad.

Las sumisas y sumisos, tienden a sentir diversas emociones, las que han referido con más frecuencia, son tristeza, decaimiento, soledad, depresión y sensación de trance.
Esta caída es frecuente, luego de las sesiones extremas o prolongadas de BDSM.

Sin embargo, lo anterior no es una regla, pues algunas personas que han experimentado el rol de sumisas afirman no haber experimentado este efecto.

Otros, aseguran que el efecto puede contrarrestarse con el uso de técnicas respiratorias y de relajación.
Desde cualquier punto de vista, saber qué hacer después de una sesión de BDSM, es de gran importancia, especialmente si se presenta alguno de estos efectos.

Actividades ideales para después de una sesión de BDSM

Para que el fin de una sesión de BDSM sea tan placentero y gratificante como la misma sesión, es importante conocer a la pareja.
En este sentido, los cuidados siempre obedecen a las preferencias personales.

No obstante, la parte dominante debe tener en mente una serie de acciones positivas, para implementarlas como cierre de los juegos eróticos previos.

El after care, puede convertirse en una etapa muy especial dentro de la relación sado masoquista.
Más adelante, la confianza aporta luces sobre qué es mejor o más gratificante para la sumisa o sumiso.

Probar nuevas actividades progresivamente, enriquecerá prodigiosamente la unión entre ambas partes.
Por ello, Los mejores ejemplos sobre qué hacer después de una sesión de BDSM son los siguientes:

Acurrucarse, abrazarse y mimarse

Acurrucarse, abrazarse y mimarse

Estas caricias físicas, ayudan a fortalecer los vínculos y a recuperar la sensación de seguridad y protección que necesitan las personas en general.

Prepararle un baño de burbujas

Prepararle un baño de burbujas

Esta actividad puede ser compartida. Un baño aporta relajación, ayuda a recuperar a sensación de ser dueño de su cuerpo y evita las infecciones en heridas.
Adicionalmente, el agua limpia alivia el dolor residual de los castigos y las ataduras y propicia la circulación sanguínea.

Masajes y frotamientos

Luego de colocar pomadas o desinfectantes, si es necesario, se puede brindar a la pareja un masaje con aceites.
Esto ayuda a disminuir las marcas y moretones.

Además ayuda a la relajación muscular y elimina cualquier posible contractura debida al bondage o algunas posiciones.

Masajes y frotamientos
Halagar, celebrar y agradecer

Compartir las emociones de la experiencia brinda una excelente oportunidad para compartir los deseos y las fantasías.
Acariciar con palabras es muy efectivo para recuperarse a nivel psicológico, esto es especialmente efectivo si la persona sumisa es nueva en la cultura de BDSM.

Halagar el sentido del gusto

Durante la sesión de BDSM, se estimulan los sentidos, los cuales llevan al cerebro los impulsos que más adelante generan la dopamina.

El bajón de dopamina, puede nivelarse mediante el paladar. Para ello, basta con consumir dulces, postres o helados.
También el café, el chocolate, la leche tibia y alguna infusión del gusto de la persona, pueden surtir el mismo efecto.

Halagar el sentido del gusto

Arropar, abrigar y acicalar

Una forma de hacer sentir segura a la otra persona luego de la sesión de BDSM es abrigarla con alguna manta, peinar sus cabellos o hacer alguna lectura.
Estas actividades, retrotraen a las personas a su infancia.

De tal forma, se crean lazos mucho más significativos, pues la persona dominante se convierte en una fuente de placeres, ubicados en ambos extremos de su sistema de gratificación.

A esta breve lista puede sumarse cualquier otra actividad que favorezca integrar los aspectos positivos de la experiencia sin menoscabo de la integridad psicológica y emocional de los sumisos.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *