Los Kinksters

¿Qué es un kinksters?

Los Kinksters, son personas que disfrutan de actos considerados pervertidos.

La palabra, se utiliza muchas veces para etiquetar a los individuos que participan del BDSM.

Esta población, suele disfrutar de actividades sexuales que rebasan los límites considerados normales por la mayoría de las personas.

Esto no significa necesariamente que sean perturbados o pervertidos sexuales.

Debe aclararse que los practicantes del Bondage y el sadomasoquismo, colocan sus propios límites, por lo tanto no pueden englobarse en una definición tan radical.

En opinión de sexólogos que han estudiado este tópico, cada vez son más las personas que se adecuan a este tipo de disfrute erótico.

Kinksters

¿Por qué ser un kinksters?

  • Los intereses eróticos varían de una persona a otra, lo que hace frecuente que existan diversas necesidades en el área de la sexualidad.
  • Estas necesidades pueden encontrar su satisfacción a través de los juegos de dominación o las actividades sadomasoquistas.
  • No obstante, están muy lejos de considerarse personas pervertidas o enfermas desde el punto de vista psicológico.
  • Generalmente son personas honestas, responsables y con altos valores éticos.
  • Desde esta perspectiva los kinksters son personas que disfrutan de la sexualidad alternativa, conservando los valores y principios de vida de cualquier individuo tradicional.

 

¿Cómo disfrutan del sexo?

El disfrute sexual dentro para los individuos catalogados dentro de la subcultura kinksters se hace usualmente a través de fetiches y parafilias.

Estos son algunos ejemplos de los juegos kinksters más comunes:

Salirofilia:

  • Se refiere a la excitación que se obtiene mediante la denigración o también ensuciando a la pareja.
  • Su nombre se origina de un vocablo francés que se traduce como “manchar”
  • Para realizar este juego, se ensucia con fango o cualquier otro elemento a la pareja.
  • En ocasiones, también se rasgan las vestiduras. Cabe destacar que no se produce ningún daño físico durante este juego.

 

El Nick Haskins

  • Es una variedad de la salirofilia. Puede referirse a la realización de acciones sexuales sobre fotografías. Normalmente esto representa adoración o deseo sexual sobre la persona. Suele hacerse con personajes famosos o estrellas de cine.

 

La agalmatofilia

  • Esta parafilia consiste en el deseo y excitación sexual a través de la manipulación de muñecos o maniquíes. También pueden utilizarse otros objetos con forma humana. Es común que sea con estatuas.
  • Esta parafilia tiene gradaciones diferentes. En algunos casos se limita a una fantasía que produce disposición para el acto sexual.

agalmatofilia

Cuando alcanza otros límites, se tiende a convertir a la pareja en uno de estos objetos mediante disfraces y otros elementos.

El origen del nombre es griego, proviene de “agalma” que significa estatua.

 

Autonepiofilia

AutonepiofiliaSe le conoce también como infantilismo. Dentro de este acto fetichista, uno o ambos participantes asumen la vestimenta y conducta de un niño pequeño.

 

Es un juego en el cual “el niño” exige las atenciones que se dan a los infantes. Puede incluir el acto sexual o no. Algunos especialistas relacionan esta parafilia con el masoquismo.

 

Mecanofilia

En esta manifestación, el fetiche son máquinas, generalmente motos, carros o hasta helicópteros.  En este caso el deseo sexual se orienta hacia estos aparatos.

Mecanofilia

Esto no implica que el desahogo sea directamente sobre el artefacto.

Usualmente el impulsa implica tener relaciones con la pareja sobre la máquina que provoca la excitación.

 

Otros fetiches

Los fetiches, son todos aquellos objetos o condiciones que se vuelven una fuente de estimulación sexual consciente o inconsciente

Todas las personas experimentan un poco de fetichismo alguna vez.

No obstante los kinksters hacen de estos fetiches el objeto de compulsión sexual predominante.

Algunos fetiches pueden incluir la pornografia, los disfraces de animales o colegialas, e incluso la presencia y participación de ciertos animales durante el acto sexual.

Los tacones, los pies o algún estilo de vestir también pueden considerarse fetiches sexuales.

Otros fetiches

Uno de los fetiches más conocidos es la ropa de cuero.

Además, hay formas de disfrute de la sexualidad que pertenecen a la subcultura kinksters tan simples como hacer el amor en público o en el agua.

 

Origen de la denominación

Kink, es un sustantivo utilizado en la lengua inglesa como sinónimo de giro o desvío.

Dentro de la lengua común, se utiliza para explicar un desvío en algo recto. La connotación en este sentido, alude a una preferencia sexual que sale de lo común.

También suele aplicarse a cualquier elección sexual bizarra. Es decir, todos los comportamientos sexuales no convencionales quedan englobados en esta denominación.

Los kinkster son considerados excéntricos, singulares y, si se quiere, extraños para la gente “normal”

La palabra kinky, también se utiliza dentro de esta perspectiva sexual para indicar el interés o la participación de las practicas sexuales diferentes o inusuales.

En resumen, cualquiera de estos sustantivos, busca definir a quienes practican el sexo mediante formas de estimulación distintas a lo que se considera tradicional.

Origen de la denominación

Kinksters, Sadosaurios y BDSM

  • Sadosaurios es una palabra que se utiliza dentro de este medio, para describir a los participantes del sadomasoquismo como expresión sexual.
  • La denominación kinkster incluye a los sadomasoquistas, los swingers y los cruissing.
  • Sin embargo, no todos los sadosaurios son kinksters, ni practican las otras alternativas mencionadas.
  • Aunque normalmente se confunden los términos, considerando que todos los que practican BDSM son kinksters, esto se aleja de la realidad.
  • Esto significa que no todas las parafilias conocidas pertenecen a la cultura sado y BDSM.
  • El BDSM es un arte, una cultura en donde la sexualidad alternativa consigue vías de expresión. Está basada en la sensualidad y la búsqueda de juegos placenteros.

Kinksters, Sadosaurios y BDSM

 

La Ética Kinksters

Dentro de la comunidad kinksters existen divergencias en cuanto a quienes se consideran kinky y quiénes no.

Por ejemplo, desconocen dentro de denominación algunas parafilias, como la agalmatofilia.

En tal sentido, existe la ética kinkters, para establecer algunos principios. Especialmente en contra de la pedofilia.

Esta ética, marca la diferencia entre el sexo no convencional y los depredadores sexuales propiamente.

Aunque para el resto de la sociedad, sea difícil establecer una diferencia, para la comunidad kinksters es de gran importancia establecer diferencias sobre lo que es inusual y lo delictivo.

Normalmente, surgen acusaciones de doble moral en este aspecto. Esto se debe a que resulta difícil para muchas personas distinguir entre preferencias sexuales y perversiones.

 

Diferencias entre Kinkster y BDSM

El bondage, el sadomasoquismo y las prácticas kinksters presentan diferencia de fondo y de forma.

Principalmente, el BDSM no es propiamente sexo con parafilias.

Los juegos que se desarrollan dentro de la dinámica de dominación y sumisión, bajo el consenso y la necesidad que se genera por compersión.

La compersión, es una alteración que induce a sentir placer mediante el dolor.  Puede ser pasiva en los sumisos o activa en los dominantes. Aquí entren el juego las definiciones del sado y el masoquista.

Diferencias entre Kinkster y BDSM

El BDSM va más allá del kinksters. Esta cultura orienta a la ritualización de todas las manifestaciones. Es decir, es la combinación del bondage, el sadomasoquismo y todos los juegos en los cuales se disfruta de los roles.

El kinky solo disfruta de la sexualidad mediante dispositivos sexuales, entendiéndose estos como recursos, sin hacer de lo erótico un arte.

El BDSM, es integrado y sistemático. La pasión y la sensualidad son los motores que impulsan la dinámica del BDSM.

No se trata solo de conseguir el orgasmo, es todo un proceso de excitación sensorial.

Los sentimientos, también juegan un rol significativo dentro del BDSM, a diferencia de lo que piensan muchas personas.

Algunos defensores del BDSM afirman que los kinksters juegan al sado masoquismo o al bondage, pero esto no los convierte en parte de esta interesante cultura.

 

 

 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *