Castigos En Pechos Femeninos

Los castigos en  pechos femeninos, son una de las múltiples  actitudes de dominación, que pueden desarrollarse dentro de la cultura del BDSM.

La tortura de los senos, incluye varias actividades de tipo erótico. Su finalidad, es producir dolor en esta sensual y delicada área de la mujer.

Este dolor infligido, resulta en placer para la dama, pues en su rol de sumisa, recibe los castigos en sus pechos como una manera de espolear su excitación sexual.

Castigos En Los Pechos Femeninos

Cuando las acciones, se dirigen sobre el pecho, se dosifican de manera personal, bien sea sobre los pezones, las areolas o los senos propiamente dichos.

Estas actividades, pueden ser muy sutiles, mediante el uso de plumas, cubitos de hielo o también, adquirir gradaciones más severas y estimulantes como la cera caliente o los azotes.

Los aficionados o novatos, suelen ser más suaves cuando aplican los castigos en  pechos femeninos. Sin embargo, esto no es una regla general.

Castigos en  pechos femeninos a través de la historia

Son muy conocidos, los juegos sexuales, de las épocas antiguas, gracias a literatura y algunas expresiones artísticas.

Para el año 300 a.C., ya se conocían estas experiencias, el Kama Sutra, por ejemplo, estimulaba el uso de pellizcos y mordidas como ingrediente favorable en la relación erótica.

En otros contextos, los castigos en los pechos femeninos, fueron una de las torturas predilectas para La Inquisición Española.

Como dato curioso, los manuales de tortura de la época, resaltan la eficiencia de tal medida sobre las mujeres acusadas de brujería.

Como acto erótico, los castigos en los senos femeninos, forman parte de una expresión de sensualidad extrema.

En este sentido, existe la disposición consciente de la mujer hacia la tortura, asumiendo éste,  como el origen de su placer.

 

¿Por qué sienten placer las mujeres?

Cuando la mujer se involucra en una práctica de BDSM, es aficionada al sado masoquismo o simplemente, disfruta de los juegos de dominación, esta actividad le resulta extremadamente placentera.

Cabe recordar, que estos estímulos pertenecen a la fantasía sexual de dominación. Es decir, la fémina en su rol de sumisa, desea y disfruta la tortura sobre sus pechos.

¿Por qué sienten placer las mujeres?

En esta dimensión erótica, ambas partes sienten excitación y gratificación participando en la tortura sexual.

Cuando los castigos en los pechos femeninos, se realizan como parte de los juegos eróticos, existen límites.

Usualmente, estas parejas se mantienen dentro de los principios SSC del BDSM.

Participar en este juego extremo, le permite a la mujer sentirse poseída y utilizada, aun cuando sabe que está segura en manos de su dominante, la sensación de indefensión genera placer.

El cerebro, juega un papel fundamental en este proceso. Pues se libera endorfina, lo que resulta en el placer psicológico, que se suma al placer físico, generado por la compersión.

De esta manera, la sumisa, disfruta de ser controlada y castigada, recibiendo la recompensa adicional de deleitarse con el goce que esto produce en su compañero.

Por su parte, el dominante disfruta de poseer el control absoluto sobre la mujer.

De esta manera, el goce resultante, es una interesante mezcla de factores mentales, físicos, erógenos y emocionales.

 

¿Cómo aplicar castigos en  pechos femeninos?

Estos escarmientos, pueden producirse de casi cualquier forma imaginable.

Desde simples palmadas, hasta la colocación de ganchos para suspensión corporal.

El bondage, es usualmente el primer elemento que se incluye para infligir torturas en los senos femeninos.

Sin embargo, estas sesiones de placer doloroso, suelen incluir una gran variedad de accesorios acordes al tipo de castigo.

Es así, como suele disponerse de una gran variedad de implementos especiales, o en algunos casos domésticos, que cumplen funciones estimulantes.

Algunos de los castigos que suelen aplicarse a esta sensual área del cuerpo femenino son las siguientes:

El vendaje

Esta actividad, consiste en colocar vendas alrededor del busto, para presionarlo sobre el tronco.

Se pueden utilizar vendas, cintas adhesivas o tiras de tela. El resultado buscado, es producir dolor mediante la aguda compresión de los senos.

 

El breast bondage

Este bondage se aplica directamente sobre los pechos. Generalmente se utilizan cuerdas o tiras de cuero.

Las ataduras, se realizan rodeando las mamas. Puede ser leve o sumamente rudo. La progresión depende de ambas partes.

Estas ataduras tienden a deformar temporalmente la estructura de los senos.

Con la realización apropiada del breast bondage, es posible elevar el cuerpo femenino.

Esta suspensión corporal se produce mediante las cuerdas que rodean los senos, aunque esto no se recomienda.

 

Los pinzamientos

Estos castigos en los pechos femeninos, consisten en la aplicación de pinzas que presionan la piel o los pezones.

Estos accesorios pueden aplicarse a cualquier área del cuerpo.

Sin embargo, cuando se utilizan para los pezones, deben evitarse las pinzas dentadas.

Existen pinzas especiales para la tortura erótica. Usualmente son de metal y están recubiertas para evitar daños en los tejidos delicados.

Los pinzamientos

Algunas poseen mecanismos para ajustar la presión y la fuerza.

Estos accesorios, aunque no provocan grandes daños, pueden privar los tejidos de oxígeno.

Por tal razón, deben removerse cada cierto tiempo. De esta forma, se libera la circulación para impedir la hipoxemia.

Las pinzas tradicionales de ropa, de cabello y las depilatorias, también funcionan como método de castigo.

 

Electro estimulación

Para lograr que este ejercicio sea placentero y seguro, se utiliza un artefacto conocido como estimulador nervioso eléctrico intracutáneo.

Este aparato, ha sido diseñado para servir como un estimulante sexual.

Normalmente se coloca en los genitales y los pechos de la mujer.

A menudo, se utilizan otras técnicas para utilizar la corriente eléctrica sobre el cuerpo, por ejemplo baterías caseras.

La flagelación

Golpes con la mano, látigo, fusta, varas, paletas y correas,

Puede ser de bajo impacto, lo que se traduce en sensaciones de ardor, dejando la marca transitoria sobre la piel.

Hay formas más radicales, en las que se emplean los elementos con fuerza y de forma repetida.

Este tipo de castigos en  pechos femeninos, suele realizarse con cañas o látigos.

La flagelación

Cuando se realiza de forma severa, suelen producirse grandes marcas y laceraciones sobre la piel.

Perforaciones y cortaduras

En esta categoría, se colocan los piercings, el uso de agujas y los juegos de navajas.

Los piercings, son accesorios que atraviesan la piel. Se colocan de forma temporal o permanente en los pezones.

El uso de agujas, es un procedimiento que se realiza insertando agujas de acupuntura o hipodérmicas en la piel.

Cuando se incorporan al castigo hojillas, cuchillas o cualquier objeto capaz de producir pequeños cortes, se denomina juego de navajas.

Estas acciones son propias de participantes más experimentados.

Este método produce cicatrices, usualmente se asocia a la escarificación, y requiere mayor tolerancia al dolor por parte de la sumisa.

Mordeduras, rasguños y abrasiones

Suelen ser los más comunes dentro del juego. Se pueden realizar con objetos o con dientes y uñas.

Cuando superan ciertos límites, son muy dolorosas y suelen dejar marcas profundas.

Los mordiscos, son uno de los estímulos más placenteros para la mayoría de las mujeres.

Las abrasiones, por su parte resultan bastante dolorosas y suelen generarse con papel de lija o materiales muy porosos.

Existen palmetas especiales, que poseen pequeñas puntas para este fin.

 

Otras técnicas para castigos en  pechos femeninos

Entre la gran variedad de formas de producir dolor placentero sobre el pecho de las damas, están los siguientes:

 

Juegos de calor y frío

El uso de cera caliente

Este juego se practica generalmente con velas especiales. Sin embargo las velas de parafina son bastante propicias por su economía y fácil adquisición.

Juegos de calor y frío

Las técnicas para disfrutar de esta experiencia son variadas, se pueden dejar caer gotas, verter cantidades importantes o realizar dibujos con el uso de pinceles o brochas.

 

Juegos de cambio de temperatura

Estos pueden combinarse el uso de cera caliente o cualquier elemento que sea capaz de producir calor. Por ejemplo los rizadores o plancha de cabello.

El juego consiste en aplicar calor extremo y luego frío o viceversa. Esta práctica se asocia al branding.

 

El Branding

Este juego es bastante extremo, pues consiste en realizar marcas con el calor. Es similar al scaring, pero las cicatrices se producen por las quemaduras.

Es posible que por medio de este método, se realice una marca, la cual identifica al dueño de la sumisa.

 

Picaduras o irritaciones

Estas torturas involucran el uso de animales o plantas. Consiste en colocar animales de cualquier índole sobre los pechos, de tal manera que laman, piquen o muerdan el área.

Pueden utilizarse serpientes, hormigas u otros insectos para que produzcan picaduras.

También las plantas irritantes, o los implementos de succión se aplican dentro de este renglón.

 

Riesgos de los castigos en Pechos Femeninos

Cabe resaltar que los senos de la mujer son más vulnerables que cualquier otra región eterna de su cuerpo.

Por ello, son propensos a las infecciones, la formación de adenomas, tumoraciones y cáncer.

Los pezones y las aureolas en particular, están recubiertos de una piel bastante resistente, diseñada para soportar la lactancia.

No obstante, en su interior existe una compleja red de conductos, nervios y capilares sanguíneos.

Por ello, presentan mayor riesgo de fisuras o daños importantes.

Los golpes o azotes no representan riesgo cuando se hacen con moderación pero si se aplica demasiada fuerza, pueden producirse traumas internos.

La cercanía de los pechos al corazón, significa que el uso de electricidad, sin tomar en cuenta este aspecto, podría producir un paro cardiaco.

Por otro lado, las perforaciones, excoriaciones, rasguños y mordidas, incrementan el riesgo de infecciones subdérmicas.

En último lugar, se debe mencionar que la suspensión corporal a través de los pezones es la práctica más peligrosa.

Por tal motivo, los especialistas médicos consideran que atenta seriamente contra la salud femenina.

¿Jugar o no jugar?

¿Jugar o no jugar?

En suma, los juegos eróticos dan cabida a diferentes manifestaciones, incluyendo los juegos de dominación y sumisión, que tanto placer producen en sus participantes.

Los castigos en los pechos de la mujer no son la excepción y generan altos niveles de placer erótico.

Por ello, para disfrutar intensamente de la tortura sexual, en un entorno Sano, Seguro y Consensuado, solo se requiere tomar ciertas medidas y utilizar el sentido común.

 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *