Fetiche por tacones altos, Altocalcifilia

El fetiche por tacones altos o altocalcifilia, es uno de los fetichismos más difundidos, tanto en hombres como en mujeres.

Fetiche, es un vocablo que alude al deseo o excitación erotice que se desprende de la contemplación o manipulación de algunos objetos.

En este caso, los zapatos de tacón alto, son para el fetichista, el objeto de su compulsión sexual.

Fetiche por tacones altos

Esta palabra proviene del idioma portugués, y se traduce como hechizo.

En la dimensión psicológica, se utiliza para definir la parafilia que lo acompaña.

Es decir el fetichismo. También se utiliza dentro de las prácticas de sadomasoquismo o BDSM, para denominar el objeto a partir del cual se elabora una fantasía erótica.

El fetichismo por calzado de tacón alto, pertenece a una parafilia denominada retifismo, que es la afición por el calzado.

Más específicamente, se denomina altocalcifilia, cuando el fetiche es por zapatos de tacones altos.

Este tipo de fetiche, convierte a este estilo particular de calzado, en una fuente de placer.

altocalcifilia

Esta parafilia, es muy antigua, ya en el siglo XVIII, el escritor francés Nicolás de la Bretonne escribió sobre ella.

El fetiche por tacones altos, visto como una parafilia, puede presentarse en ambos géneros. Sin embargo, es más común en los varones. Dentro de esta dimensión, se entiende como fetichismo, la contemplación de los tacones altos, en las damas.

Pero también, las prácticas sexuales con los zapatos propiamente.

Quienes manifiestan este tipo de atracción erótica hacen una asociación inconsciente de los zapatos con los genitales femeninos.

 

¿Por qué es tan popular el fetiche por tacones altos?

El calzado alto femenino, se vincula con la sensualidad, las féminas sienten una gran atracción por este estilo de calzado.

Esta afinidad surge de la relación entre el calzado alto y la femineidad.

Según los psicólogos, el fetiche por tacones altos, puede derivarse de experiencias relacionadas en la edad infantil.

Pero también puede surgir por asociaciones inconscientes hacia la madre o una imagen femenina de la adolescencia.

En las mujeres, sucede de forma similar a los hombres.

¿Por qué es tan popular el fetiche por tacones altos?

Aunque las féminas también responden a este tipo de fetiche, lo expresan de forma sensual pero muy pocas veces detona impulsos sexuales hacia el calzado.

Los hombres en general sienten mayor excitación frente a mujeres que calzan zapatos de tacón alto.

Generalmente, los varones sienten mayor atracción por una dama en tacones.

De hecho, pruebas psicológicas hechas en relación a este tema, han demostrado que responden de manera positiva a las féminas en tacones, más veces que frente a damas con zapatillas bajas.

Visualmente, los tacones altos aportan más longitud a las piernas.  Además, incrementan la curvatura de los glúteos.

Una de las fantasías más frecuentes en los caballeros, está relacionada con ver a su pareja desnuda en tacones altos.

No obstante, la fantasía anterior no basta para tildar a un hombre de fetichista.

Los caballeros, en general, son grandes admiradores del calzado alto femenino.

El fetiche por tacones altos, se hace presente cuando son capaces de llegar al orgasmo sólo al observar o tocar  un buen par de tacones altos.

Las gradaciones, varían en función de cada sujeto. Sin embargo, son capaces de manifestar intensos impulsos sexuales ante los tacones altos.

En ocasiones, se llega a niveles patológicos, siendo los tacones altos la única fuente de placer sexual que conciben en su mundo.

La sensualidad de los tacones altos

Algunos especialistas atribuyen el fetiche por tacones altos, a la sensualidad y feminidad que otorgan a las damas.

Otros, como el psicólogo austriaco Bruno Bettelheim, afirman que el calzado en general se vincula con la virginidad de las damas.

Otro grupo de especialista, consideran que tal fetichismo surge de las tradiciones culturales. En las cuales, las ideas de sensualidad se asimilan de la publicidad.

Otro interesante renglón, opina que el zapato de las damas representa, a nivel inconsciente la vagina.

Un famoso psicólogo italiana, la Dra. Cerruto, concluyó que la altura que aportan los tacones altos no es solo un atractivo visual.

La sensualidad de los tacones altos

Además añade, que la elevación del talón incrementa la fortaleza de los músculos pélvicos.

Es decir, que al utilizar tacones altos, las mujeres contraen los músculos de la vulva.

Esto, produce beneficios para la salud sexual.

En otra dimensión, se conoce, que el fetiche por tacones altos, puede ser producto de conductas aprendidas.

Por ejemplo, la pornografia ha utilizado este símbolo como gancho sexual.

El fetiche, según el psiquiatra Robert Stoller, representa a la historia personal revestida de impulsos sexuales.

Desde este punto de vista, se suma a la opinión de otros especialistas, al afirmar que el fetiche se desencadena a partir de eventos que generan este “gusto” y de esta manera, pasa a conformar parte del ideario sexual del sujeto.

Es decir, se instaura dentro de su código sexual, el cual define sus preferencias futuras con respecto al desarrollo de su vida erótica.

El fetiche por tacones altos, es solo una manifestación del código sexual, de las preferencias bajo las cuales se despliega el impulso erótico.

No obstante, si el individuo es incapaz de alcanzar el orgasmo o lograr una excitación, sin ver o acariciar el fetiche, se convierte en una parafilia.

 

El fetiche y el BDSM

El fetiche y el BDSM

Todos los fetiches sexuales, están revestidos de cierta peculiaridad dentro del BDSM.

Pero la altocalcifilia, es uno de los más notorios y también, es el fetiche del cual más uso se hace dentro de las prácticas de BDSM.

En este sentido, el calzado fetiche, se ha convertido en uno de los 10 objetos eróticos más vendidos en los últimos años.

Ciertamente, el calzado alto, cumple un papel fundamental en los juegos de sadomasoquismo, dominación y más aún en los distintos juegos de rol.

Por ello, los zapatos altos, han tomado el primer lugar entre los símbolos del BDSM. En esta cultura,  representan la sumisión y la dominación.

Ambos extremos, se explican bajo la utilización del tacón alto en las sumisas o esclavas y, por supuesto, a los zapatos extravagantes y llamativos de las dominatrices.

El fetiche por tacones altos, es un elemento infaltable dentro del sadomasoquismo. No existe una sesión de BDSM en la cual el calzado femenino no juegue un rol significativo.

Prácticas eróticas 

Prácticas eróticas 

Cuando el fetiche se desarrolla como práctica erótica, los fetichistas suelen realizar algunas actividades sexuales con el calzado.

La mayoría de ellas, está clasificada, y responde a una denominación particular.

Estos términos, se encuentran en el vocabulario propio de los fetichistas e incluso son utilizadas dentro de la cultura BDSM.

Las más conocidas son las siguientes:

  • Shoe job: esta práctica consiste en realizar una masturbación con el calzado. Puede hacerse en solitario, o incluir a la pareja sexual.
  • Shoe lick: es parte del juego erótico. Generalmente en los juegos de dominación, se refiere a lamer los zapatos ansiosamente.
  • Shoe insertion: esta corresponde a una actividad extrema, en la cual, se introducen los tacones por el ano o la vagina.
  • Shoe cock crush: esta práctica, se asocia con el strampling.  En ella, se pisotea el pene repetidamente. Es propia de las dominatrices sobre el sumiso. También se puede desarrollar en otro tipo de juegos de rol.
  • Shoe cum: es la explosión orgásmica dentro o encima del calzado femenino. Esta práctica puede hacerse directamente en el calzado o sobre los pies de la dama que los lleva puestos.

Prácticas eróticas 

Origen histórico del fetiche por tacones altos

  • Algunos historiadores afirman que la cultura egipcia ya conocía el uso de zapatos altos.
  • Aunque se cree que estaba destinado al uso ceremonial solamente, pues eran utilizados por ambos géneros.
  • Los tacones altos fueron diseñados originalmente para los soldados de la caballería Persa.
  • La forma en la que se adaptaban al estribo, aumentó su popularidad en siglo X.
  • Más adelante. Durante el siglo el XIV Luis de Francia, los adapto al uso de la aristocracia.
  • Paradójicamente, eran representativos de la nobleza masculina.
  • A partir del año 1.700, los caballeros dejaron de utilizarlos, por considerarlos incómodos y poco prácticos.
  • Es así, como pasan a ser un estilo de calzado exclusivamente femenino.
  • La primera aristócrata que utilizó tacones altos fue Catalina de Medici, en 1.533.
  • Para el año 1.630 eran usuales entre las damas de la nobleza y medían 15 centímetros de alto.
  • Las poseedoras de este extravagante estilo de calzado, debían utilizar bastones o sirvientes para apoyarse y poder caminar con ellos sin perder el equilibrio.
  • Cuando estalló la Revolución Francesa, este estilo de calzado se tildó de frívolo. Por lo tanto, fueron prácticamente prohibidos.
  • Sin embargo, el inicio de la fotografía como recurso pornográfico añadió un nuevo énfasis al uso de tacones altos.
  • La pornografia, convirtió los tacones altos en un símbolo sexual, antes de que la moda tomara el impulso necesario para popularizarse entre las damas.
  • Era común observar los calendarios para hombres, en los cuales la modelo ostentaba unos tacones muy altos, unidos a lencería provocativa y, en algunos casos, sin nada de ropa.

fetiche por tacones altos

Estas imágenes, produjeron que los varones vincularan los zapatos de tacón alto con la sensualidad, la sugerencia de la lencería y la femineidad.

Para 1.950, el calzado alto se convirtió en un accesorio novedoso, pero usual y repleto de sensualidad.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *